La caída de los resultados empresariales lastran la recaudación de Sociedades un 34,6% y el IVA cae un 14%

El déficit del Estado se modera en octubre, con 8.585 millones

El secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña. (Foto: Paco Campos)
El Estado registró hasta octubre un déficit de 8.585 millones de euros en términos de Contabilidad Nacional lo que equivale al 0,78% del PIB. Aunque siguen siendo cifras negativas, éstas se moderan respecto al mes anterior ya que el déficit del Estado hasta septiembre fue de 13.576 millones, el 1,24% del PIB.
Con todo, este es el quinto mes consecutivo en el que las cuentas del Estado registran un saldo negativo por la intensa desaceleración de la economía española registrada en los últimos meses. La caída de los resultados empresariales, especialmente de las pymes, ha lastrado la recaudación de Sociedades un 34,6% mientras que el IVA cayó un 14%. El Ministerio de Economía defiende el 'saneado estado de las finanzas públicas' y asegura que en total, la inyección de liquidez realizada hasta octubre asciende a 16.500 millones de euros.

El Estado registró un déficit de 8.585 millones de euros hasta octubre, en términos de Contabilidad Nacional, lo que equivale al 0,78% del PIB, frente al superávit de 27.779 millones obtenido en el mismo periodo del ejercicio anterior, según los datos de ejecución presupuestaria anunciados hoy en el Congreso por el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña.

Este resultado es consecuencia de unos ingresos no financieros del Estado que se redujeron un 17,4% respecto al ejercicio anterior, hasta los 116.739 millones de euros, y de unos gastos no financieros que se alcanzaron los 125.324 millones de euros, un 10,3% más que en 2007.

Este es el quinto mes consecutivo en el que las cuentas del Estado registran un saldo negativo por la intensa desaceleración de la economía española, desde que el pasado mes de junio la crisis arrastrara a la administración central al déficit, tras tres años consecutivos de superávit. No obstante, el dato es inferior al registrado hasta septiembre, cuando se registró un déficit del 1,24% del PIB, gracias en parte al calendario fiscal de ingresos tributarios.

En términos de caja, una metodología contable en la que se anotan los ingresos y pagos que efectivamente se han realizado durante ese periodo, el Estado alcanzó en los primeros diez meses del año un déficit de 6.818 millones de euros, frente al superávit de 25.079 millones obtenidos en el mismo periodo de 2007.

CAMBIOS FISCALES

La recaudación neta impositiva fue de 162.954 millones de euros, un 11,6% menos que en 2007, un retroceso que Ocaña achacó al impacto de los cambios normativos fiscales y a la peor evolución de las bases imponibles de los impuestos. Así, los impuestos indirectos se elevaron hasta 89751 millones de euros, con un descenso del 14,2%. El IRPF desciende un 1,5%, como consecuencia de las reformas fiscales y el aumento de devoluciones. Además, la recaudación por el Impuesto de Sociedades descendió un 34,6% debido, en parte, a los cambios normativos, y también a la desaceleración de los resultados empresariales.

Por su parte, los impuestos indirectos alcanzaron los 62.165 millones de euros, un 120,3% menos que en 2007. El IVA redujo su recaudación un 14%, hasta los 43.226 millones de euros, principalmente por la contracción de la actividad de las pymes.

Asimismo, los impuestos especiales alcanzaron los 16.332 millones de euros, dentro de los que destaca el aumento de la fiscalidad del Tabaco, que creció un 4,8%, en contraste con el Impuesto de Hidrocarburos, que bajó un 4,3% por el menor consumo.

CRECE LA NECESIDAD DE ENDEUDAMIENTO DEL ESTADO.

Los pagos no financieros del Estado representaron en los 10 primeros meses del año un total de 119.458 millones de euros, un 5,5% más que en el mismo periodo de 2007. Los gastos financieros sumaron 15.535 millones de euros, un 9,6% más.

Así, los pagos por personal se elevaron un 6,7%, hasta 19.973 millones de euros, mientras que las transferencias corrientes crecieron un 5,6%, con 67.316 millones de euros.

A finales de octubre, el Estado tenía una necesidad de financiación de 15.250 millones de euros, mientras que en el mismo periodo del año anterior tenía una capacidad de endeudamiento de 10.990 millones.

INYECCION DE LIQUIDEZ

Carlos Ocaña asegura que el impacto de las rebajas y las modificaciones fiscales aplicadas a lo largo de los diez primeros meses del año se estima en 14.900 millones de euros, a los que hay que sumar el 'esfuerzo' de la Administración para adelantar el ritmo de devoluciones, que se estima en 1.600 millones de euros. En total, la inyección de liquidez hasta octubre asciende a 16.500 millones de euros.

Estos datos sirvieron a Ocaña para asegurar que el Gobierno está siendo 'agresivo en su respuesta a la crisis' y utiliza la política fiscal 'de forma muy activa' en comparación con el resto de países europeos. Asimismo, añadió que el 'saneado estado de las finanzas públicas' ha permitido emprender estas 'medias discrecionales' de corte fiscal 'sin comprometer la estabilidad de las cuentas públicas'.

Te puede interesar