Atlántico

ECONOMÍA

Copo tendrá una nueva planta en México y amplía en República Checa

La multinacional viguesa de automoción, que cumple 50 años, entra en el mercado 'premium' de vehículos

La empresa reunió en Mos, donde tiene la sede, a 650 personas entre trabajadores y familiares.
La empresa reunió en Mos, donde tiene la sede, a 650 personas entre trabajadores y familiares.
Copo tendrá una nueva planta en México y amplía en República Checa

El grupo automovilístico de origen vigués Copo celebra su 50 aniversario en plena expansión internacional. La multinacional, con sede en Mos, está presente en seis países en el extranjero y tiene previsto hacer ampliaciones y poner en marcha nuevas plantas. 
La compañía -que diseña y fabrica el relleno de espuma los asientos de coches- inició hace cinco años su expansión en el exterior que le ha llevado a tener una oficina comercial y de diseño textil en Alemania, a poner en marcha Copo Textil Mexico, a adquirir nuevas instalaciones para Copo Iberoméxico, así como implantarse en Pilsen (República Checa). Además,  también ha adquirido Flexipol en Sao Joao de Madeira (Portugal) y en 2021 pondrá en marcha un nuevo edificio de más de 30.000 metros cuadrados en el país vecino. "Somos una empresa consciente de nuestro pasado y presente que no pierde de vista el futuro y las oportunidades de mejora", señala José Antonio Rodríguez Estévez, CEO del grupo, que reunió el pasado fin de semana en Mos a 650 personas entre trabajadores y familiares en el acto de conmemoración de su medio siglo.
Copo acaba de entrar en el mercado 'premium' a través de un contrato a nivel mundial para el diseño y fabricación del asiento para un coche deportivo, que se suma a su ambicioso plan estratégico de espansión en el extranjero para los próximos años. 
Junto con la sede en Mos, la firma tiene instalaciones en Porriño, Zaragoza, Cuba, Brasil, Portugal, México, República Checa y Alemania. Su plantilla se eleva a 1.500 empleados y su facturación asciende a 210 millones de euros. 
Grupo Copo -participada al 50% por la francesa Faurecia- arrancó su actividad en el año 1969 como Espumaciones Industriales Roday, nombre bajo el cual se fabricaban espumas para colchones y sofás. Un negocio que en 1972 experimentó un giro de 180 grados gracias a la visión de sus socios fundadores: Antonio Estévez, Francisco Ayuso y Román Yarza "cuando Vigo entró de lleno en el sector de la automoción", apunta el CEO de la compañía. La directora de Recursos Humanos del grupo, Rosana Vila, agradeció el compromiso de la plantilla que tiene a nivel mundial.