Economía

Bruselas mejora su previsión de crecimiento para España

Economía

Economía

Bruselas mejora su previsión de crecimiento para España

El comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni, al presentar las previsiones para la eurozona.
photo_cameraEl comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni, al presentar las previsiones para la eurozona.
Eleva una décima su proyección económica tanto para 2020 como para 2021 hasta el 1,6 y 1,5%

La Comisión Europea (CE) elevó ayer en una décima su proyección de crecimiento de la economía española tanto para 2020 como para 2021, hasta el 1,6% y 1,5%, respectivamente, avances en línea con lo previsto por el Gobierno y superiores a la media de la eurozona En sus previsiones macroeconómicas de invierno, el Ejecutivo comunitario ha revisado también una décima al alza su estimación de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) español para 2019, hasta el 2%.
Tras esta actualización, las proyecciones de crecimiento de Bruselas para estos tres ejercicios coinciden con las recogidas en el nuevo cuadro macroeconómico del Gobierno español, presentado este mismo martes tras aprobar la senda de estabilidad presupuestaria y el techo de gasto que servirán de base para los Presupuestos Generales del Estado de 2020.
"La economía española aguantó mejor de lo esperado en la segunda mitad de 2019, con una robusta contribución de la demanda interna y las exportaciones, con lo que creció un 2% en 2019. Un consumo privado resiliente y la recuperación de la inversión deberían permitir un 1,6% en 2020 y un 1,5% en 2021", explicó el comisario de Economía, Paolo Gentiloni, al presentar las previsiones.
En su análisis, la Comisión señala que la ralentización de la economía española en el segundo semestre de 2019 fue más suave de lo esperado debido a una "pequeña recuperación del consumo privado", lo que ha motivado la revisión al alza para el ejercicio pasado.
Los resultados de la segunda mitad del año apuntan además a que la demanda interna será "más resiliente" a futuro, lo que justifica una "previsión ligeramente más positiva" para 2020 y 2021 que la anticipada en las previsiones del pasado noviembre.
Bruselas está a la espera de que España le remita su borrador de Presupuestos de 2020, por lo que para hacer estas previsiones se han basado en la prórroga enviada en octubre y tenido en cuenta algunas medidas adoptadas desde entonces, como la subida de las pensiones, pero no la nueva senda fiscal.

La estimación para la eurozona, sin cambios pese al coronavirus 

La Comisión Europea (CE) constató ayer que el coronavirus supone "un nuevo riesgo a la baja" para el crecimiento económico, pero reconoció que es "demasiado pronto" para evaluar su impacto negativo, y mantuvo sin cambios las estimaciones de aumento del PIB en la eurozona y la Unión Europea.
Según sus previsiones, la eurozona crecerá un 1,2% durante 2020 y 2021, mientras que el producto interior bruto de toda la UE avanzará un 1,4% esos dos años.
En ambos casos, son las mismas cifras que Bruselas había pronosticado en sus anteriores estimaciones, en el mes de noviembre, pero para los Veintisiete suponen un descenso de una décima frente al 1,5% de crecimiento anotado en 2019. En el conjunto de los países del euro, el PIB también aumentó un 1,2% el año pasado, según la Comisión.
"La perspectiva para la economía de Europa es de un crecimiento estable, pero discreto, durante los próximos dos años", declaró en un comunicado el comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni, quien aseguró que con esas estimaciones la eurozona "prolongará el periodo más largo de expansión desde el lanzamiento del euro en 1999".
Por el momento, el área de la moneda común acumula "casi siete años" de crecimiento sin interrupciones, según recordó el político italiano.
En cualquier caso, Bruselas advirtió de que el coronavirus supone "un riesgo a la baja" para la economía, aunque subrayó que es "demasiado pronto" para evaluar "el alcance de su impacto negativo".
"El brote y propagación del coronavirus y su impacto económico es un riesgo a la baja clave. El hecho de que en estos momentos se desconozcan la duración y gravedad del brote genera incertidumbre sobre las perspectivas económicas en el corto plazo en China y el extranjero", apuntó Gentiloni ante los medios.
Bruselas destacó las implicaciones de la epidemia para la salud pública, la actividad económica y el comercio, "en especial, en China". El Ejecutivo comunitario asume que el pico del brote se producirá en el primer trimestre de 2020 y que las repercusiones económicas serán "relativamente limitadas" en todo el mundo.n

Comentarios