Economía

"Los astilleros de Vigo tienen proyectos consistentes y con previsiones de crecer"

Economía

MANUEL VÁZQUEZ CASTRO Presidente de la Asociación Clúster del Naval Gallego (Aclunaga)

"Los astilleros de Vigo tienen proyectos consistentes y con previsiones de crecer"

El vigués Manuel Vázquez, de la empresa ferrolana Norinver.
photo_cameraEl vigués Manuel Vázquez, de la empresa ferrolana Norinver.
Manuel Vázquez Castro (Vigo, 1969) acaba de ser elegido presidente de la Asociación Clúster del Naval Gallego (Aclunaga), que aglutina al grueso de empresas del sector entre astilleros e industria auxiliar.

Vigués de nacimiento, conoce bien el entramado empresarial naval al frente de la empresa ferrolana Norinver, especializada en electricidad y electrónica en diversos sectores, una diversificación que promulga desde la patronal.

¿Qué objetivos se marca al frente de Aclunaga?
Dar continuidad al proyecto anterior apostando por la innovación, la tecnificación y la diversificación. Estamos saliendo de una etapa complicada y ahora todos los indicadores dan a entender que la situación de crisis se está solventando, así que debemos mejorar la competitividad que es la base de cualquier negocio. La industria 4.0 y el Horizonte 2020 son nuestros retos.
¿Las previsiones de trabajo son buenas para los próximos años?
Son muy halagüeñas sí. Exceptuando la situación de Vulcano que está en liquidación, el resto de astilleros de Vigo tienen carga de trabajo consistente y con perspectivas de continuar creciendo. Todos tienen proyectos importantes en vigor y algunos nuevos por materializar, lo que repercute en actividad para la industria auxiliar gallega. En el caso de la Ría Ferrol pasaremos una situación de 'impass' de un año y medio o dos hasta que entren los nuevos proyectos previstos. 
Crisis económica, 'tax lease', falta de financiación. ¿Qué han aprendido las empresas de estos últimos años?
Todo el sector fue consciente de la necesidad de diversificar, es la única manera de mantenerse en el mercado y sobrevivir en épocas malas. Las empresas tractoras, los astilleros, aprendieron de errores del pasado y creo que ahora están más concienciadas y son más precavidas en materia de financiación, por ejemplo. La industria no debe estar sólo presente en el naval, sino en otros nichos para paliar posibles fluctuaciones del sector. 
El mercado exterior también ha sido clave para la recuperación del sector. 
Efectivamente. Los astilleros están totalmente internacionalizados desde hace mucho tiempo, aunque en los próximos años se espera un repunte de la cartera de pedidos nacional por la renovación de la flota pesquera que se está llevando a cabo en Galicia y otras comunidades. También ha sido clave la diversificación.
No solo construcción de barcos.
Exactamente. La industria auxiliar gallega lo sabe bien y trabaja en todos los nichos de mercado como la aeronáutica, automoción, eólica terrestre o marina. 
¿Qué mercados resultan más atractivos a día de hoy?
El mercado de habla hispana, países como Chile, Perú o Colombia son muy interesantes y están dando trabajo. Los asiáticos son los más complicados aunque hay empresas que sí trabajan allí. Alemania, por ejemplo, es muy potente en calidad mientras que China no es tan exigente en esta materia pero sí en precio. 
¿Es buena la sintonía entre astilleros y auxiliares?
Siempre ha sido buena en líneas generales, aunque es cierto que venimos de una etapa muy difícil en la que vimos caer a grandes astilleros, algunos cerrraron y otros en concurso de acreedores cuyos efectos se trasladan automáticamente a la industria de componentes. Pero las auxiliares son el motor y la presencia en los astilleros de Vigo y Ferrol es abrumadora ya que prácticamente toda la industria es gallega.
¿Cómo afrontan las empresas el déficit de personal que acusa el sector?
Es cierto que hace falta personal cualificado, pero creemos que se va a recuperar a lo largo de este año. Es cuestión de tiempo. Lo que ocurrió es muy sencillo, había una gran masa laboral en el naval que se deslocalizó a otros sectores cuando llegó la crisis y la falta de trabajo a los astilleros. Ahora volvemos a tener un 'boom' de pedidos, que se retomaron con mucha rapidez mientras que el retorno de trabajadores no puede ser tan rápido, pero volveremos a captar el empleo que se perdió como consecuencia de la crisis. 
El caso Vulcano. ¿Qué supondría la desaparición de otro astillero gallego?
Es una lástima porque hablamos de un astillero que en su día llegó a ser de los más importantes de España pero es cierto que en los últimos años apenas tenía actividad por lo que no cogió por sopresa la opción de la liquidación que tomaron sus propietarios. Sin carga de trabajo es muy complicado que vengan inversores a apostar por esta empresa, tendría que ser atractiva y rentable y su situación es gris. Lo que está claro es que Vulcano podría ser llamado a grandes proyectos por las buenas instalaciones que tiene y su capacidad industrial como ocurre en el resto de la Ría de Vigo, que está a tope de trabajo al igual que Marín con Nodosa.
Mientras que en Ferrol están a medio gas. 
Sí, a partir del 30 de agosto con la botadura se va a producir una gran falta de trabajo que afectará irremediablemente a la industria y que hasta 2021 no se prevé recuperar. Tenemos la pata eólica marina en Fene con cinco artefactos pero no generará mucha mano de obra. Desde Aclunaga pedimos al Gobierno algún proyecto transitorio que permita suplir la falta de actividad hasta que entren en vigor las fragatas.