El astillero, del grupo vigués Rodman, apenas tiene carga de trabajo, igual que su planta de Portugal

El astillero Polyships planea un ERE sobre sus más de 300 trabajadores

El astillero de Moaña Polyships, del grupo vigués Rodman, planea presentar un ERE sobre la totalidad de su plantilla, unos 320 trabajadores, ante la falta de carga de trabajo. La factoría está ultimando unos pedidos y el comité de empresa asegura que la situación ‘es complicada’, como en la planta que el grupo tiene en Portugal con apenas cinco empleados.
El astillero Polyships, situado en Meira y propiedad del grupo vigués Rodman, que preside Manuel Rodríguez, está pasando por uno de sus momentos más críticos, sin apenas carga de trabajo y bajo la amenaza de un Expediente de Regulación de Empleo. La dirección comunicó al comité de empresa su intención de presentar un ERE que afectaría a la totalidad de la plantilla, unos 320 trabajadores, y que tendría carácter rotativo. ‘Vamos a ver hasta dónde podemos llegar, pero la situación es complicada’, aseguró ayer a este diario Francisco Santos, presidente del comité (UGT). Los sindicatos están pendientes de que la compañía los cite para un encuentro, en el que se perfilarían las características del ERE y se abriría un periodo de consultas antes de presentarlo ante la Administración. ‘Esperemos que la empresa aporte un plan de viabilidad’, apunta Santos. Polyships, dedicada a la construcción en poliéster, cuenta en estos momentos con una cartera de trabajo bastante pobre, que se reduce a varios barcos de vigilancia para Andalucía que están a punto de terminarse y alguno más de náutica deportiva. Esta situación es bastante similiar a la de la empresa que el grupo tiene Portugal, Rodman Lusitania, donde apenas hay carga de trabajo. Rodman se comprometió con el Gobierno luso en 2004 a contratar a unas 200 personas para la planta de Valença do Minho y hace unos meses despidió a 35 empleados, dejando a la planta con apenas cinco operarios. La otra firma, Metalships aguanta el tipo con la construcción de varios barcos. Es la encargada de la división de acero y está ubicada en el barrio de Teis. Los astilleros vigueses y su industria auxiliar no son ajenos a la crisis económica y a los efectos de la huelga del metal vivida el pasado mes de mayo. Algunos astilleros se enfrentan a multas millonarias por los retrasos en la entrega de barcos y M.Cíes se convirtió hace unos meses en el primero de la Ría en solicitar el concurso de acreedores por su situación de insolvencia. Ayer mismo el secretario general de Asime, Enrique Mallón, apuntaba que la situación del sector es ‘bastante peor’ que antes del verano y que ‘no hay perspectivas de mejora en los próximos meses’.

Te puede interesar