El presidente de la CEP aseguró además que los bancos y las cajas son cosas distintas

Alvariño: “hay que defender la galleguidad de nuestra caja”

La Confederación recibió hoy al embajador de Chile en una jornada en la que se trataron distintos temas como la expansión de empresas gallegas al país latino, al que calificaron de “estable, transparente y de confianza para los empresarios”. Foto: Borja T
El presidente de la Confederación de Empresarios de Pontevedra (CEP), José Manuel Fernández Alvariño, se erigió ayer jueves como defensor a “ultranza” de la “galleguidad y solvencia” de Novacaixagalicia e incidió en que los bancos y las cajas son “cosas totalmente distintas”. Estas afirmaciones fueron realizadas en declaraciones a los medios con motivo de la visita que hizo a la ciudad Sergio Romero, el embajador de Chile, para hablar de la expansión de empresas gallegas.
El presidente de la patronal pontevedresa y vocal en la asamblea de la caja gallega criticó los “tumbos” del Gobierno central, que ahora “está exigiendo unas garantías (a las cajas) que hasta 2015 no pide la UE”. “Somos más papistas que el papa”, censuró para advertir de que el cambio de condiciones en poco tiempo crea “inseguridad jurídica” a las empresas.
Es por ello por lo que no dudó en afirmar que “estamos en momentos difíciles y vamos a tratar de defender la galleguidad y la solvencia de nuestra caja. Yo me comprometo a una defensa a ultranza”. Además, añadió que se buscará “capitalizar lo que sea necesario capitalizar”, pero “que nadie demande una mayor capitalización de la que exige Europa”.
A la hora de pensar en alternativas para Novacaixagalicia si el Gobierno mantiene su postura, Fernández Alvariño explicó que es muy difícil porque lo que piden ahora “son unas exigencias enormes”. Es por eso por lo que indicó que, en primer lugar debería haber una “toma de conciencia” por parte de la Xunta, estimando que ésta debe “intervenir para transmitir que esto es una extrema exigencia” y, por tanto, que se rebaje.
Además, incidió en que los parámetros de solvencia deben de ir “en un tiempo determinado” e insistió en “incentivar ese espíritu gallego de refuerzo” a la entidad. En todo caso, precisó que “la banca es la banca y las cajas son las cajas” por lo que se trata de “cosas totalmente distintas”. Asimismo, lamentó que “con estos movimientos sigue habiendo cerrazón crediticia” que está afectando negativamente a las empresas.
Por otra parte, el presidente de la Federación Galega da Construción, Hipólito Trinidad, admitió la “preocupación” que provoca en el sector la incertidumbre sobre el futuro de Novacaixagalicia, tras las nuevas esigencias anunciadas por el Gobierno central.

Te puede interesar