Atlántico

ECONOMÍA

Abanca cuenta ya con 79.000 clientes de su red en Portugal

La entidad finaliza la integración de Deutsche Bank y gestionará un negocio de 7.363 millones

El consejero delegado Franisco Botas, el presidente Juan Carlos Escotet, y el responsable en Portugal Pedro Pimenta.
El consejero delegado Franisco Botas, el presidente Juan Carlos Escotet, y el responsable en Portugal Pedro Pimenta.
Abanca cuenta ya con 79.000 clientes de su red en Portugal

Abanca ha finalizado "con éxito" la integración de Deutsche Bank PCB Portugal, lo que le permite gestionar un volumen de negocio de 7.363 millones de euros en el país luso y situarse como décima entidad financiera del mercado portugués, tanto por recursos de clientes como por crédito.

La entidad que preside Juan Carlos Escotet presta servicio a casi 79.000 clientes en Portugal, entre particulares y empresas, a través de una red comercial formada por 70 puntos de venta en 16 de los 20 distritos portugueses y con cerca de 500 profesionales.

Tras el anuncio de adquisición de Deutsche Bank PCB Portugal en marzo de 2018, el pasado fin de semana se ha completado el proceso, "con total normalidad y sin impacto sobre el servicio a los clientes", según informó Abanca.
Todos los clientes reciben ya servicio desde la plataforma Abanca "en condiciones de plena normalidad". La medición de 1.109 parámetros permitió verificar una calidad del 100% en el traspaso de la información. Por parte de Abanca, el proceso fue ejecutado por un equipo de 430 profesionales que, en conjunto, invirtieron un total de 290.000 horas de trabajo.

Marca en el país luso

Los puntos de venta y sedes corporativas muestran ya la marca Abanca, que fue implantada en 2.500 soportes corporativos por un equipo de 100 personas durante el fin de semana. La entidad, que contaba con una experiencia previa de 19 años en el mercado portugués, se ha fijado como objetivo para 2021 alcanzar un volumen de negocio de 9.400 millones y situarse como uno de los bancos de referencia en el país.

Para eso, se apoyará en un modelo que la empresa define como "innovador y diferencial", basado en la combinación de atención personal y banca a distancia (on-line y telefónica), el servicio a través de unidades especializadas, la sencillez y transparencia en la contratación y gestión de productos y servicios y la orientación internacional. Tras la integración, Abanca gestiona un volumen de más de 82.000 millones en el conjunto de España y Portugal. En el país vecino, el negocio de 7.363 millones se reparte entre 4.065 en recursos de clientes y 3.298 en crédito.
El propio Deutsche Bank comunicaba ayer que el pasado 9 de junio se completó la venta, y el fin de semana su filial en Portugal transfirió los clientes, activos y empleados correspondientes a Abanca. La entidad alemana ha transferido activos bajo gestión por valor de 3.000 millones de euros, depósitos por 1.000 millones de euros y créditos por otros 3.000 millones de euros, así como 330 empleos a tiempo completo. Deutsche Bank anunció en marzo del año pasado la venta de su negocio en Portugal a Abanca para reducir empleos, costes y complejidad.