Deporte general

Una final en blanco

Deporte general

copa del rey

Una final en blanco

Felipe Reyes, capitán del Real Madrid, levanta el trofeo de campeón de la Copa del Rey en Málaga.
photo_cameraFelipe Reyes, capitán del Real Madrid, levanta el trofeo de campeón de la Copa del Rey en Málaga.
El Real Madrid pasó por encima del Unicaja para ser campeón

Al ritmo de Facundo Campazzo y Jaycee Carroll, el Real Madrid consolidó ayer su condición de rey de Copas al conquistar a lo grande y, tras dos finales perdidas, su título número 28 frente a un desconocido Unicaja que, incapaz de poner fin a la maldición del anfitrión, tendrá que esperar a una mejor ocasión. El base argentino, elegido MVP y con 13 puntos, 4 rebotes, 13 asistencias y 29 de valoración, y el escolta estadounidense, que acabó con 20 puntos, destacaron en un triunfo coral al que contribuyó la mala tarde de los tiradores rivales, negados ante el aro y que sólo acertaron con cuatro de sus veinte lanzamientos triples.
Los malagueños, espesos de principio a fin, no comparecieron en su gran cita. Con un baloncesto que nada tuvo que ver con el que exhibieron en semifinales, fueron barridos de principio a fin por un rival hambriento de triunfos y que, en su séptima final consecutiva, se tomó la venganza de la jugada en 2005.
El partido tuvo poca historia y se empezó a resolver demasiado pronto porque, mientras el Real Madrid se mostraba infalible desde el arco y contaba con un Campazzo a la altura de sus últimas exhibiciones, el Unicaja se empeñaba en lanzar triples como única solución a sus ataques, aunque no acertaba con ninguno. Ahí estuvo la clave de los primeros diez minutos. De la mano del base argentino y de Carroll, los blancos anotaron cinco de sus ocho intentos desde la línea de 6,75 y rompieron antes de lo previsto una batalla menos intensa de lo esperado porque al Unicaja no le salía nada y andaba desnortado (13-26, min 10).
Y todo fue a peor para el equipo local en la reanudación con la salida de Rudy Fernández. Otros dos triples suyos, más un tercero de Trey Thompkins, dispararon a los de Pablo Laso, que llegaron a ganar por 21 puntos. Sólo la aparición en ataque de su mejor hombre de la final, Dario Brizuela, hizo albergar esperanzas a la afición verde. Un triple del donostiarra, seguido de una jugada de 2+1, metió a los suyos en el partido a 2.28 del descanso, aunque únicamente fue un espejismo (26-35).

Una segunda mitad sin historia
El Real Madrid tuvo algunas dudas al ver que su renta menguaba, pero, como todos sus hombres la metían desde fuera, siguió sumando de tres en tres para irse al descanso con medio título en el bolsillo (28-43, min 20). El tercer cuarto certificó el mando madridista y el último incluso sobró.

Unicaja Málaga (13+15+14+26):
Adams (7), Fernández (4), Toupane (2), Thompson (6) y Gerun (4) –cinco inicial–, Brizuela (22), Díaz (2), Waczynski (2), Ejim (4), Elegar (7), Guerrero (2) y Carlos Suárez (6).
Real Madrid (26+17+25+27):
Campazzo (13), Carroll (20), Deck (6), Randolph (5) y Tavares (12) –cinco titular–, Causeur (5), Fernández (6), Reyes (-), Taylor (9) Llull (4), Thompkins (12) y Laprovittola (3).
Árbitros:
José Antonio Martín Bertrán, Carlos Peruga y Fernando Calatrava. Sin eliminados
Incidencias:
Final de la Copa del Rey disputada en el Pabellón Martín Carpena de Málaga ante 10.874 espectadores.

Más en Deporte general
Comentarios