Deporte general

Siete semanas de duda

Deporte general

traineras liga act

Siete semanas de duda

Vicky Piñeiro, que sostiene el trofeo de campeona, defenderá el título de la Liga Euskotren si se disputa.
photo_cameraVicky Piñeiro, que sostiene el trofeo de campeona, defenderá el título de la Liga Euskotren si se disputa.
La Liga ACT mantiene la temporada, mientras los remeros entrenan de forma indivudual
La temporada de traineras mantiene los plazos previstos, pero el tiempo se termina. Las organizaciones de las distintas ligas ya asumen que el curso será extraño y trabajan en la elaboración de protocolos sanitarios para salvar una campaña que comenzará en julio, en el mejor de los casos. La máxima categoría, la Liga ACT, carece de barcos de la Ría de Vigo en la presente edición, pero sí tiene a remeros de la zona que están enrolados en tripulaciones del Cantábrico. 
La canguesa Vicky Piñeiro milita en las filas de Orio y admite que la situación es de "incertidumbre". Es la principal sensación cuando faltan siete semanas para el comienzo de la competición el 4 y 5 de julio en A Coruña. La deportista explica que "a simple vista, no percibo que dentro de mi trainera haya gente que no quiera remar. Todo el mundo quiere hacerlo y para eso llevamos dos meses entrenando en casa". Eso sí, entra en matizaciones: "Si tienen que poner condicionantes y medidas, que se pongan. No obstante, es una situación en la que hay gente que se muere. Nosotros pensamos en lo nuestro, que es poder hacer deporte, pero también hay que hacer cosas bien pensando en la salud general. Todas queremos disputar la liga, pero las cosas se deben realizar bien". 
Con el calendario sin cambios, a finales de mayo habrá una nueva reunión en el seno de la competición. Mientras, el moañés Nando Rúa, que milita en Santurtzi, añade que "está fastidiado. Estamos un poco viendo la luz ahora, pero la situación que veíamos era cruda. A esto se añadió que, cuando comenzó la desescalada, comenzó a salir todo el mundo a la calle y parecía que se volvía a liar. En los últimos días parece que todo vuelve a estar en orden y con algo más de control". 
En su caso, también admite que existe incertidumbre y se debaten medidas de control como "salir a calentar con mascarilla, pero ¿cómo haces eso? Es como ponerle un tapón a los deportistas". También hay que solucionar otras cuestiones y, entre ellas, estaría un eventual positivo dentro de alguna de las traineras de la liga. "¿Qué pasaría ahí? ¿Eliminas esa regata? Es complicado". Muchas preguntas sin resolver a falta de menos de dos meses para el comienzo teórico de una liga que, además, será extraña por muchos motivos. El principal, debido al coronavirus, es que las traineras llegarán sin conjunción al comienzo de temporada. "La tarea de los entrenadores es complicada. Para ellos se hará difícil. Todo el mundo, por el remoergómetro, sabes cómo está. Pero, después, según la técnica, pierdes o ganas y eso lo tienes que preparar en una semana. Y para ellos será duro", explica. Por todo ello, concluye que "me tiene pasado de todo, pero como esta temporada, nada. Es la más atípica". Todo un dato porque Rúa lleva en el máximo nivel del remo veinticinco años. 
Piñeiro vive una situación similar en su piso. "Pude irme a Galicia, que estaría más cómoda, pero no vas a poner en peligro a tus familiares", explica. Entrenó como todo el mundo en el remoergómetro y "ahora salimos a correr por la mañana, que te da otra vida. Pero hasta ahora, sólo podíamos estar en la máquina de remo y es algo duro para la espalda porque estás siempre en la misma postura", explica Piñeiro. "Estamos de la maquinita hasta la coronilla. No podíamos ni salir a correr. En mi caso, incluso hice escaleras en el edificio, desde el sótano al tejado", admite Rúa. 
De hecho, los meses de remoergómetro también pasan factura a nivel físico por la acumulación de lesiones. Uno de los que pagó las consecuencias fue el vigués Jaime de Haz, que está a las órdenes de también olívico Juan Zunzunegui en Zierbena. "Vuelvo a tener la lesión de espalda que ya tuve hace unos años. Estar encerrado y con el ergómetro no ayudó", ratifica. En su caso, si la campaña comienza en la fecha prevista se perderá algunas regatas, pero trabaja para recuperarse.
En todo caso, el verano deportivo continúa en el aire porque, como expresa Vicky Piñeiro, "se está intentando, pero no depende de nosotros. Serán las autoridades sanitarias las que permitan disputarla".n

Más en Deporte general
Comentarios