Deporte general

El segundo más joven

Deporte general

Tour de Francia

El segundo más joven

Pogacar, en el podio de los Campos Elíseos
photo_cameraPogacar, en el podio de los Campos Elíseos
Pogacar se subió a lo más alto del podio en París con 21 años

El esloveno Tadej Pogacar, de 21 años, entró ayer en el libro de oro del Tour de Francia al plantar la primera bandera de su país en lo más alto del podio de París, siendo el segundo más joven de la historia en vestirse de amarillo. Solamente el francés Henri Cornet, con casi 20 primaveras en 1904, lo ganó siendo más joven.
El nuevo fenómeno del pelotón mundial, quien remató el título el año de su debut con una inolvidable lección en la crono del sábado, se lleva abrochados otros dos maillots además del amarillo: el de puntos rojos de rey de la montaña y el blanco de mejor joven. Tres prendas, lo mismo que hizo Eddy Merckx en 1969.
Un magnífico éxito de un novato que atravesó la meta de riguroso y total color amarillo, bicicleta incluida y emocionado en los Campos Elíseos, donde se sumó a la fiesta el irlandés Sam Bennett como vencedor al sprint de la vigésimo primera y última etapa, dando brillo al maillot verde que ganó 7 veces Peter Sagan, ahora en horas bajas.
Bennett fue implacable en el empedraro de los Campos Elíseos. Levantó los brazos celebrando el doblete, con un tiempo de 2h 53.32, a una media de 42 kilómetros por hora. Ganó el pulso a dos ilustres: el campeón del mundo Mads Pedersen y el propio Sagan.
Fue el broche de la edición 2020 tras el paseo triunfal de 122 kilómetros de homenaje a Pogacar, que se subió al podio acompañado de su compatriota Primoz Roglic y del australiano Richie Porte.

Landa y Mas, a las puertas del podio
Fuera del cajón, en puestos de las medallas de chocolate, estuvieron las dos referencias españolas en este Tour. Mikel Landa, al frente del Bahrain McLaren como líder único y verdadero, igualó el cuarto puesto de 2017 y firmó su cuarto Top 10 en la 'grande boucle'. Las expectativas eran otras más ambiciosas, pero a Mikel le fallaron las fuerzas en los momentos de dar el definitivo paso al frente. Ahora tiene en mente el Mundial, la Flecha Valona y la Lieja, pero no contempla la Vuelta.
Enric Mas llegó con los galones del Movistar y Valverde y Soler como ayudantes de lujo. El mallorquín de 25 años terminó quinto, en una evolución de menos a más pero siempre alejado de la disputa real por los puestos de honor.n

Más en Deporte general
Comentarios