PRIMERA DIVISIÓN

Salvación del Valladolid

El equipo pucelano logra la permanencia con un gol de Sergi Guardiola a falta de diez minutos

Los jugadores del Valladolid celebran su victoria ante el Rayo Vallecano
Los jugadores del Valladolid celebran su victoria ante el Rayo Vallecano
Salvación del Valladolid

El Valladolid, con goles de Enes Unal y Sergi Guardiola, celebró ayer la permanencia en Primera con una victoria en Vallecas frente al Rayo que, unida a la derrota del Girona con el Levante, le permite seguir en la máxima categoría.
La trascendencia del partido para el Valladolid hizo que la afición castellana se desplazara en masa a Vallecas. Ocho autobuses subvencionados por el club y unos seiscientos aficionados estuvieron en las gradas del estadio dando color a la tarde primaveral.
A los seis minutos se llevaron una buena alegría cuando Abdoulaye derribó dentro del área a Sergi Guardiola y el árbitro decretó penalti. Enes Unal, con un disparo a la izquierda de Dimitrievski, no falló desde los once metros. El gol fue el reflejo de la diferencia de intensidad de los dos equipos, puesto que el Rayo, resignado al descenso, se tomó el partido como un trámite.
En la segunda parte, el Valladolid intentó contener el resultado y esa táctica no le benefició porque el Rayo dio un paso hacía adelante y comenzó a poner en muchos problemas a la zaga visitante. Los dos mediocentros del Valladolid, Míchel y Rubén Alcaraz, fueron neutralizados en su juego por la fuerza de Uche Agbo y la imaginación que puso Álvaro Medrán, que marcó el tanto del empate a los 73 minutos con un cabezazo en el área tras un centro desde la izquierda.
La alegría le duró muy poco al Rayo porque el Valladolid, a falta de diez minutos, volvió a marcar por medio de Sergi Guardiola, que realizó una jugada individual dejando en el suelo a Abdoulaye Ba y cruzó su disparo raso al segundo palo. Tras el partido, el equipo pucelano celebró la permanencia.