Atlántico

FÚTBOL

"El Real Zaragoza parecía el Brasil del 70 ante el Levante"

Francisco Martínez, abogado de la LFP, afirmó que el partido de 2011 fue "una pantomima"
El exjugador del Real Zaragoza en 2011 Javier Paredes, a su salida de la Ciudad de la Justicia de Valencia.
El exjugador del Real Zaragoza en 2011 Javier Paredes, a su salida de la Ciudad de la Justicia de Valencia.
"El Real Zaragoza parecía el Brasil del 70 ante el Levante"
El abogado Francisco Martínez, que representa a la LFP como acusación particular en el juicio por el supuesto amaño del Levante-Zaragoza de 2011, afirmó ayer que el equipo aragonés pareció aquel día la selección de Brasil en 1970 en un enfrentamiento que fue "una pantomima extraordinaria" y que, según su versión, fue amañado pues los jugadores del Levante recibieron 1,7 millones de euros.
En el turno del informe de la acusación que ejerce la Liga, el letrado reiteró en varias ocasiones que el encuentro fue amañado, y aseguró que ante el bajo rendimiento del Levante en ese último partido de la temporada 2010/11, el Zaragoza parecía el Brasil de 1970, en el que el histórico Pelé dirigió a su selección y logró el Mundial en México.
El abogado explicó que los futbolistas del Levante "manejaron los tiempos del partido a su antojo", ya que el único gol que consiguieron hacer en aquel encuentro llegó "cuando ya perdía el Deportivo de La Coruña" en otro enfrentamiento que era decisivo para que el Real Zaragoza, que se impuso en Valencia por 1-2, lograra sellar la permanencia en Primera División tras una complicada temporada.
"Fíjese si lo hizo mal el equipo, que el entrenador tiene que bajar al vestuario para ponerles las pilas y dar voces en la caseta. Y eso que era una actuación prohibida", dijo en referencia a la intervención del técnico, Luis García, en el descanso, ya que el preparador valenciano estaba sancionado en ese partido después de haber conseguido la permanencia la jornada anterior en el campo de Mestalla.
Martínez subrayó que la cantidad de 1,7 millones de euros destinada, según su versión, a comprar el partido salió de las cuentas del Real Zaragoza antes de la celebración del choque, y que los dirigentes del equipo maño pensaron en hacer unas transferencias a distintos jugadores de su propio club "para darle apariencia de normalidad" y camuflar estos pagos como unas primas por la permanencia.
El abogado de la LFP insistió en que las explicaciones que han dado los futbolistas del Levante para no haber retirado dinero de sus cuentas durante un tiempo prolongado tras el partido investigado son escasas y, por ejemplo, dijo que el testimonio presentado por la defensa del acusado Juanfran García, futbolista del Levante en 2011, no tiene "ninguna credibilidad" en palabras de Martínez. n