Atlántico

FÚTBOL

Mamá, va por ti

La viguesa Carolina González Portela 'Carol' recibió el premio a mejor jugadora del mundo en la modalidad de fútbol playa
Carolina González (de oscuro) recibió la distinción de mejor jugadora.
Carolina González (de oscuro) recibió la distinción de mejor jugadora.
Un viaje en solitario y el mejor premio posible. Carolina González, de 27 años, recibió el sábado en Dubai la distinción a mejor jugadora del mundo de fútbol playa. La viguesa, que estaba entre las candidatas, lo obtuvo tras conquistar con España el Mundial hace un mes en Catar. 
De esta forma, completa una temporada de ensueño sobre la arena. "Viajé sin saber nada. Sabía que tenía que estar a una hora en la recepción del hotel, me recogían e iba para la gala. No tenía ni idea de que me iban a dar el premio ni nada. Increíble, la verdad", indica la futbolista. Y subió al escenario para sentir "una emoción muy grande, no lo puedo describir con palabras porque me vuelvo a emocionar. Es el sueño de todo un futbolista y un deportista". 
Y, como en cualquier gala de este tipo, llegó el momento de hablar. La mejor jugadora del mundo de fútbol playa explica que "tuve que dar un discurso y me salió agradecérselo a todo el mundo y dedicárselo a mi madre. No tenía nada preparado porque soy natural y de expresar lo que siento en cada momento, pero me vi obligada a escribir uno para la traducción. Entonces, lo que me salió, lo dije. Mandé un boceto, pero allí, con los nervios... La emoción me pudo un poco. Quieres decir tantas cosas que no te sale nada". 
Pero su madre, que no pudo acompañarla porque viajó en solitario, centró la dedicatoria. También hubo agradecimientos a todos los que ayudaron a Carol en su ya larga trayectoria deportiva, pero "mi madre no se lo esperaba y también fue una sorpresa. Está muy contenta". Además de la familia de sangre, la viguesa también recuerda a la del fútbol. Las compañeras de selección y las de su actual club, el Málaga: "Todo premio es fruto del trabajo. Tienes que trabajar, pero muchas veces lo haces y no llega nada. Por eso, cuando viene algo así, te sientes muy afortunada. Y también tengo que dar las gracias a todas las compañeras de equipo porque esto es un premio colectivo. Lo comparto con mis compañeras. Así lo siento". 
Carol comenzó en el fútbol en el Erizana, después pasó por el Olivo y, a partir de ahí, inició los viajes para tratar de convertirse en profesional de este deporte: Oiartzun, Sporting de Huelva, Oviedo y Málaga. En el club andaluz "me dieron permiso para viajar. Tuve todas las facilidades por parte del club, a pesar de que me perdía un partido. Estoy muy contenta, me tratan como en casa. Iré a entrenar mañana y tengo unas ganas enormes de verlos a todos". 
Carolina González regresa ahora a la disciplina del club andaluz tras un mes inmejorable: "Te preguntas: ¿me está pasando a mí?".