Lamar Odom: Sexo, abortos y penes falsos

Lamar Odom es un exjugador de baloncesto estadounidense de gran talento y escaso criterio. Dos veces campeón de la NBA, internacional y conocido en la farándula por ser el exmarido de Khloé Kardashian, famosa por motivos desconocidos para quien esto escribe.

Lamar Odom, en el banquillo de Estados Unidos durante los Juegos Olímpicos de Atenas.
Lamar Odom, en el banquillo de Estados Unidos durante los Juegos Olímpicos de Atenas.
Lamar Odom: Sexo, abortos y penes falsos


Odom es el fiel reflejo de tantos atletas de tan vasto país. Criado en un ambiente marginal del barrio neoyorquino de Queens, de padre heroinómano y madre fulminada por un cáncer, su abuela lo mantuvo alejado de las calles hasta alcanzar la universidad.
Sus ilimitadas condiciones para el baloncesto le permitieron desarrollar una fructífera carrera profesional en la NBA. Nunca alcanzó el nivel estimado. 

La fama y el dinero implicaron un tren de vida muy cercano, por peligroso, a los suburbios de Queens. El fallecimiento del tercer hijo de su primer matrimonio por muerte súbita le sumió en una profunda depresión y una espiral de drogas, excesos y sexo. Esto afectó a su rendimiento y estuvo a punto de matarle, cuando sufrió un infarto en un prostíbulo tras una noche muy loca.
Lo relata en su libro 'Darkness to light', polémico por afirmar, entre otras perlas, que en los Juegos de Atenas 2004, para superar un control de drogas de la selección estadounidense -drogas, y no dopaje- utilizó una muestra de orina de un colaborador y ¡un pene falso! para simular la micción. Imagínense el numerito durante el test.

Según su libro, Odom  se acostó con "unas 2.000 mujeres". Sin protección, por lo que tuvo que pagar "varios abortos". También afirma gastar "100 millones de dólares en drogas".

Ver la muerte tan cerca quizá le haga reflexionar y decidirse a no terminar mendigando en un suburbio de Queens. O quizá no.