Atlántico

FÚTBOL

La importancia del grupo

Sara Tui y Carol destacan el compañerismo en la selección como clave para lograr el oro
Carol González y Sara Tui posan con la medalla de oro que conquistaron en el Mundial de Catar.
Carol González y Sara Tui posan con la medalla de oro que conquistaron en el Mundial de Catar.
La importancia del grupo
La tudense Sara Tui y la viguesa Carol González, flamantes campeonas del mundo de fútbol playa con la selección española, aterrizaron ayer en Madrid tras unas últimas horas de celebración en Catar, sede del torneo en el que se hicieron con la medalla de oro al derrotar a Gran Bretaña en la final (3-2). Ambas consideran que el compañerismo que existe en el equipo español ha sido fundamental para subir a lo más alto del podio.
"Las claves han sido el grupo humano que tenemos, el trabajo, el entrenamiento y la humildad", resume Carol. "Yo creo que la clave es el grupo humano que tenemos", repite Sara Tui, que agrega para conseguir este éxito fue determinante "lo bien que nos llevamos todas, los entrenadores y cómo trabajan con nosotras, los días festivos que estuvimos concentradas en Salou y cómo entrenamos para llegar lo mejor posible".
Para las dos jugadoras, el oro mundialista ha pasado a ser la página más brillante de su trayectoria deportiva hasta el momento. "Ahora mismo aún no somos muy conscientes de lo que ganamos porque estás todavía en una nube, pero para mí es el premio al esfuerzo de mucho tiempo entrenando sola sobre arena para poder compaginarlo con mi equipo, muchos viajes a torneos en verano, y también el premio a mucha gente que nos apoya y nos ayuda", explica Tui, mientras que para Carol, esta medalla "es uno de los premios más importantes que he conseguido en mi carrera deportiva".
Sara y Carol, como el resto de sus compañeras, vivieron la final contra el Gran Bretaña con intensidad y muchos nervios en el tramo final, cuando el marcador se apretó al máximo. "Inglaterra es una selección que nos conoce mucho. Nos enfrentamos en los campeonatos de Europa, varias jugadoras están en clubes de fútbol playa con nosotras y sabíamos que no iba a ser un partido fácil, sobre todo siendo una final. Dominamos el encuentro y tuvimos algún fallo puntual, pero fue una auténtica final, sin un equipo superior a otro", comenta la viguesa.
"Cuando nos metieron el 3-2, que fue cuando más nos apretaron, pasamos unos minutos de apuros y de sacar balones. La verdad es que se vivió como una auténtica final, muy reñida. Ellas lucharon mucho y lo vivimos con nerviosismo y mucha intensidad", agrega la jugadora tudense, que esta temporada milita en el Madrid CFF.
El calor y la humedad de Catar eran dos factores a los que se temía antes del Mundial, pero las dos futbolistas aseguran que pudieron combatirlos sin demasiados problemas. "Los primeros días era complicado porque, aunque el doctor y los fisios te hacen un seguimiento para que nos mantuviésemos hidratadas –nos pesaban antes y después de los partidos y de los entrenamientos–, al principio se pasaba mal  por la humedad. Sudábamos muchísimo y perdíamos medio kilo, alguna incluso un kilo, en cada partido. Los últimos días ya estábamos aclimatadas, pero el torneo dura una semana y cuando mejor te encuentras ya te tienes que ir", señala Sara Tui.
"Hacía mucho calor, lo que pasa es que allí a las seis de la tarde ya es de noche y sólo jugamos un partido a las tres, contra Cabo Verde, en el que sí que hizo muchísimo calor. En los otros encuentros también hacía calor, pero no tan abrasador como decía la tele la semana anterior", apunta Carol.
Las dos jugadoras del área de Vigo, que con la pontevedresa Andrea Mirón formaban la representación gallega en la selección española, han vuelto encantadas con la experiencia y no creen que en 2022, cuando se celebre el Mundial de fútbol masculino, haya demasiadas dificultades. "Tienen unos medios muy avanzados y no creo que haya problemas en ese sentido. Además, conozco gente allí y me dijeron que la humedad cada día iba a ir a menos", indica la jugadora viguesa. "Si se juega en invierno, la temperatura se aguanta bien. El mayor problema es la humedad, pero se trata de beber mucha agua, hidratarse y tenerlo controlado. Supongo que se adaptarán bien", comenta Sara Tui.
Tanto la viguesa como la tudense se han quedado también fascinadas con el país que ha sido sede del Mundial de fútbol playa femenino. "Catar es singular, como una película. En cada esquina, cada hotel, cada centro comercial, ves todo un derroche. El nivel económico que tienen es palpable a cada metro que caminas. Nosotras tampoco vivimos mucho la ciudad porque íbamos del hotel al campo y del campo al hotel. Por el calor tampoco nos dejaban salir mucho del hotel y lo poco que veíamos es la gente que se acercaba a vernos y algunas calles. Pero es singular", afirma Sara. "Es un país muy bonito, con muchos rascacielos y todo en construcción. Están muy avanzados", sentencia Carol a su vuelta con la medalla de oro. n