Deporte general

"Ya hicimos remontadas antes, teníamos confianza"

Deporte general

vela

"Ya hicimos remontadas antes, teníamos confianza"

Martín Wizner y Padro Ameneiro celebran la victoria en el Mundial de 420.
photo_cameraMartín Wizner y Padro Ameneiro celebran la victoria en el Mundial de 420.

MARTÍN WIZNER. Campeón del mundo vigués de la clase 420

Martín Wizner (Vigo, 1 de enero de 2001) obtuvo el pasado jueves la victoria en el Campeonato del Mundo de la clase 420 con Pedro Ameneiro como pareja.Exprimen esta temporada en su categoría de formación antes de cambiar a la clase olímpica 49er tras el verano. 

¿Cómo se encuentra ahora?
Es una emoción muy grande, era el objetivo principal que teníamos y ganarlo nos da un montón de confianza para el futuro. Los tres primeros días tuvimos mucho viento, pero los últimos tres apenas apareció. El penúltimo se suspendió la jornada y en la última había tres mangas programas, pero sólo se hicieron dos por falta de viento. 

¿Es difícil gestionar esta situación?
Es preciso mantener los nervios y saber gestionarlos en esos momentos antes de la prueba. Nosotros, por ejemplo, tras probar el campo de regatas y saber lo que queremos, intentamos desconectar un poco con todo el equipo y tener buen rollo para que no aparezca el nerviosismo en esos momentos clave. 

Y con suspense porque empezaron terceros y después de dos mangas ya iban líderes, pero con otra prevista. 
Fue emocionante porque comenzamos el último día en el bronce, pero lejos del primero. Hicimos dos mangas muy buenas y pudimos remontar, pero en nuestra cabeza estaba hacer la tercera que estaba prevista. No fue complicado gestionar esos nervios porque teníamos que estar concentrados. Hubo algo de suerte y, al final, no tuvimos que volver a regatear y, en consecuencia, nos quedamos con la primera posición. 

La remontada final llegó porque a mitad de Mundial tuvieron una descalificación. 
Sufrimos un día muy malo porque nos confundimos con unas balizas y, ese mismo día, perdimos una protesta. La vela es así, puedes tener jornadas buenas y otras muy malas. Ya tuvimos otras experiencias con regatas de remontar y, debido a esto, sabíamos que podíamos volver a la pelea. Cuando el último día ya estábamos en el podio, salimos con confianza. 

¿Cuándo es agresivo en una regata?
Depende de la prueba. En las primeras mangas intentamos ser conservadores, sin malos resultados. En esta no lo conseguimos porque tuvimos un mal tercer día y, a partir de ahí, sí que fuimos más agresivos para intentar remontar y meternos en la zona delantera. Arriesgamos más y no salió bien. La jornada final la afrontamos sin un riesgo extremo. 

Sin descanso, llega el Mundial juvenil. 
Sí, ahora vamos a Polonia y, en dos días, estamos de nuevo en competición. Están muy juntas, pero lo hemos decidido así con los entrenadores porque lo que nos gusta es estar en regata. Hay varios barcos que pueden optar a la victoria, pero nosotros llegamos con un plus de confianza. 

La 420 es una clase de formación, ¿hasta cuándo piensa estar?
Es de carácter juvenil. Hay el Mundial absoluto, que fue el que hicimos ahora, pero está diseñada para jóvenes y es estratégica para dar el salto después a la olímpica de 470. Nosotros, después del Campeonato del Mundo juvenil, nos pasaremos al 49er. Es un barco más divertido y va mejor a nuestras condiciones físicas. Siempre quise ese barco, desde pequeño, y el 470 no me llama mucho. Es espectacular, bastante rápido y lo pasas mejor navegando. 

¿Ya entrenaron en él?
No, todavía no. Empezaremos en agosto para, poco a poco, conseguir ser competitivos. La idea es ser buenos a largo plazo. Una clase olímpica tiene ese planteamiento. No es algo que se vaya a ver en unos meses, será en unos años. 

Como mínimo, hasta 2024.
Eso sería lo perfecto, pero puede no ser así y tener que seguir luchando hasta los siguientes Juegos. 

¿Cómo es su día a día?
Pedro Ameneiro y yo intentamos navegar lo máximo que podemos y sí es cierto que, después del Campeonato de España, dejamos de entrenar un tiempo para centrarnos en los exámenes y regresar con mucha carga. Además, también es bueno alejarse un poco para volver con fuerza. 

Su padre, Laureano Wizner, es uno de los grandes referentes de la vela en Vigo, ¿les ayuda?
Colabora en todo lo que puede y tiene mucha experiencia en preparar regatas importantes. Por eso nos intenta ayudar. Pero no nos critica, ni analiza cómo lo hacemos. Además, tampoco le gusta ver las regatas ni meterse en el club. Prefiere estar en casa, tranquilo porque no quiere entremeterse en el trabajo de los entrenadores. Con su experiencia, sí que nos ayuda en la preparación de las regatas y así, pero no entra en otros aspectos. Entiende que es algo que tenemos que disfrutar nosotros con nuestros preparadores. 

¿Qué idea tiene para los estudios?
Todavía no lo sé. Terminé segundo de Bachillerato y no lo sé. Supongo que, en agosto, cuando vuelva a casa, me centraré más y hablaré con mis padres para ver lo que podemos hacer.n

Más en Deporte general
Comentarios