Atlántico

CICLISMO VOLTA A GALICIA

Fiesta viguesa en Curtis

Roberto Mediero y Jacobo Ucha llegan primero y segundo en la penúltima etapa de la Volta
Jacobo Ucha y Roberto Mediero, durante la escapada con la que lograron el triunfo de etapa. // Cuco Pino/Quadra Produccións
Jacobo Ucha y Roberto Mediero, durante la escapada con la que lograron el triunfo de etapa. // Cuco Pino/Quadra Produccións
Fiesta viguesa en Curtis
La tercera y penúltima etapa de la Volta a Galicia tuvo tres triunfadores ayer en la localidad coruñesa de Curtis. El ganador, el vigués Roberto Mediero, y el segundo clasificado, el porriñés Jacobo Ucha, ambos del Club Ciclista Vigués, cruzaron la línea de meta levantando los brazos. A rueda de los dos gallegos entró Martí Márquez. El catalán asaltó el primer puesto de la general y llega con 27 segundos de ventaja a la última etapa, en la que el Alto de San Roque, de primera categoría, ejercerá de juez definitivo en Viveiro.
Los 151 kilómetros de recorrido, la distancia más larga de esta ronda, se decidieron en el último puerto, el de A Queimada. A falta de seis kilómetros para la conclusión, el Club Ciclista Vigués realizó una jugada maestra y lanzó a sus dos jefes de filas por delante. El ataque en pareja del vigués Mediero y del porriñés Ucha sólo encontró la respuesta de Márquez. Los tres se entendieron a la perfección para distanciarse al final en treinta segundos de un reducido grupo de quince unidades en el que entró Alejando Ropero portando el maillot amarillo.
Desde la salida en Teixeiro, el viento y la lluvia acompañaron al pelotón incrementando la dureza de un trazado con tres ascensiones puntuables. Después de la primera Meta Volante en Curtis, se formó una escapada de catorce ciclistas. Ferrán Robert era el mejor clasificado y fue líder virtual mientras duró la fuga. Este grupo llegó a tener dos minutos de margen y coronó el Alto de Amenoeiras, de primera, y fue neutralizado en Teixeiro. Con el mal tiempo sin conceder tregua y con los corredores del Kometa sufriendo el desgaste de los continuos ataques, el grupo principal quedó reducido a 23 ciclistas en las dos ascensiones a A Queimada. Por la pancarta del premio de la montaña Roger Adriá pasó al frente de la carrera, con Ucha en segunda posición. El del Vigués estaba preparando un ataque que daría sus frutos en la línea de meta.n