Baloncesto

España pierde ante Canadá y queda eliminada del Mundial del baloncesto

El capitán de la selección, Rudy Fernández, se lamenta. // E.P.
photo_camera El capitán de la selección, Rudy Fernández, se lamenta. // E.P.
Los pupilos de Scariolo no acceden a cuartos de final al encajar un doloroso 85-88 tras un mal último cuarto

La selección española estuvo muy cerca de tumbar a la de Canadá, una de las favoritas a levantar el trofeo, pero cayó derrotada (85-88) en un partido a vida o muerte que se decidió en los últimos compases del último cuarto y que dejó a la actual campeona fuera del Mundial 2023. Es la primera vez que el equipo español no accede a los cuartos de final desde que el Mundial se disputa con este formato.

Justo en la fecha en la que hace 17 años 'La Familia' levantó su primer Mundial, España se volvió a encontrar en una final. Anticipada en esta ocasión. Por momentos soñó y por momentos lo mereció. Luchó hasta el último segundo con un triple de Álex Abrines que silenció el Indonesia Arena de Yakarta. Pero el talento de Canadá se impuso y se coló en los cuartos de final.

La actual campeona empezó sin titubeos. Se sitió como una igual ante una Canadá que rebosa talento. Porque la camiseta española pesa por su historia, y Canadá lo notó. Lo suplió con calidad, pero se sintió amedrentada desde el inicio. En especial con el arranque imparable de un Willy al que se le pedía más, incluso él mismo se lo pedía. Acabó el primer tiempo con 18 puntos, 5 rebotes y 3 asistencias. Pero más allá de eso, daba la sensación de que estaba enchufado, de que estaba metido de lleno en el choque y de que era el que más creía en la gesta.

Una vez más fue una actuación coral la española, su seña de identidad. El acierto en el rebote, tanto ofensivo como defensivo, fue fundamental para acabar el primer tiempo diez puntos arriba.

El duelo a vida o muerte comenzó, como no podía ser de otra manera, más que igualado. España se llegó a colocar 16-10 arriba con Juan Núñez como base titular. El madrileño exhibió personalidad para subir la pelota, para encarar y para filtrar. Aire fresco para los momentos en lo que los de Scariolo se atascaron, que fueron varios ante una Canadá que, a la mínima, hizo mucho daño.

Sin apenas esfuerzo recortó esa ventaja y se puso uno arriba (18-19), pero apareció Alberto Díaz desde la línea de tres para que el primer envite acabara empatado (21-21). Igualdad máxima.

Empezó fuerte el segundo La Familia. Con Santi Aldama como protagonista, el otro señalado por Scariolo en el choque ante Letonia (ambos se quedaron sin jugar en la segunda parte), y con un triple y una entrada redujo el daño de Kyle Alexander y de Shai Gilgeous-Alexander, la estrella canadiense, que cada vez que apareció dejó destellos de calidad.

Usman Garuba fue otro de los que dejó su sello en la pista. Enérgico como el que más, fue fundamental en defensa para cerrar el aro español. Abrines regresó con dos triples seguidos. España era superior en ese momento y se aprovechó, además, de la antideportiva de Broooks para abrir hueco con Willy, imparable en la zona. España se fue al descanso con 10 puntos de ventaja, la máxima del encuentro hasta el momento (48-38).

Pero quedaba mucho partido. Y Canadá tenía mucho que decir. Respondió rápido la selección de Jordi Fernández y en el ecuador del tercer cuarto la ventaja española había desaparecido (52-52). Volvió a empezar el partido. Momento para los valientes.

Canadá golpeó primero y golpeó muy fuerte. Se puso tres arriba la selección norteamericana (52-55), pero Rudy frenó la hemorragia con un triple. Alberto provocó una falta en ataque y cambió la cara de la selección española. Comenzó el intercambio de golpes y España arrinconó a Canadá en la esquina. Aldama, protagonista, ejerció de azote con un triple y un mate. Brizuela, a un grandísimo nivel, no falló y puso el 69-61.

España se desmelenó. Se creyó, y con derecho, merecedora de llevarse el duelo. Fue sólida en defensa, fue un puñal en ataque. Garuba levantó el pabellón con un mate aprovechando la asistencia de un Brizuela inconmensurable (73-61 al final del tercer cuarto).

La ventaja no amainó el derroche de juego de ambos combinados. Canadá no se rindió y, aunque más errática de lo que debiera en esas condiciones, volvió a engancharse rápido. La ventaja era de 7 puntos para España a falta de cuatro minutos. El aro escupió triples de Claver y Abrines.

Gilgeous-Alexander apareció en el momento clave y con un 2+1 recortó distancias (78-77) a falta de un minuto y medio. Willy forzó una falta. No había margen de error. Anotó los dos tiros libres el pívot madrileño. No fue suficiente para frenar a la favorita.

Brooks igualó con un triple (80-80) y Gilgeous-Alexander, MVP con 30 puntos, colocó el +2 a favor de los canadienses a falta de menos de un minuto. El partido no dio respiro.

No acertó España en el ataque y Canadá, con mucha calidad en pista, no falló. Rozó España la gesta en un partido épico con un triple de Aldama que dio esperanzas y un último tiro de Abrines que se quedó dormido en el aro. Cayó eliminada ante una de las favoritas. Canadá accedió a cuartos de final. La actual campeona se quedó a las puertas.

Te puede interesar