Michael Schumacher se retiró ayer de la Fórmula 1 por segunda vez tras ayudar a Vettel dejándose adelantar como 'un gesto natural'

El definitivo adiós

Schumacher felicita a Vettel por su tercer título. Él ganó siete.
El siete veces campeón mundial de la Fórmula 1, el alemán Michael Schumacher, una leyenda viva del automovilismo, le dijo ayer adiós al 'gran circo' después de disputar el Gran Premio de Brasil.
El heptacampeón, que ocupó el séptimo lugar de la carrera, fue también el centro de las miradas y de los homenajes.

Schumacher, de 43 años, debutó en 1991 en la Fórmula 1, con el desaparecido equipo Jordan y ese mismo año corrió con Benetton, en el que permaneció hasta 1995 cuando se marchó para ponerse el mono rojo de Ferrari. En su paso por Benetton, el alemán conquistó los títulos mundiales de 1994 y 1995.

Con Ferrari, el piloto nacido en Hürth-Hermülheim se consagró con los cinco campeonatos consecutivos alcanzados entre 2000 y 2004. En 2006, anunció su retirada, después de terminar tercero del campeonato conquistado por Fernando Alonso.

De manera sorprendente, el alemán retornó a las pistas en 2010 con la escudería Mercedes y terminó noveno. El año pasado, 'Schumi' mejoró la clasificación y avanzó hasta la octava posición. Y en el presente Mundial, el legendario piloto ocupó la casilla número 13 de la clasificación mundial.

Al terminar la carrera, Schumacher felicitó de manera efusiva a su compatriota Sebastian Vettel por el título mundial. Después, explicíom que 'en mi situación y con él buscando el título creo que fue un gesto natural abrirle el camino, pues yo no necesitaba inmiscuirme en eso', refiriéndose a la ayuda a Vettel dejándose adelantar para que éste alcanzase la sexta plaza final.

Te puede interesar