Atlántico

TERESA PORTELA RIVAS. BRONCE EN EL MUNDIAL DE PIRAGÜISMO

"Conseguí entrar en Tokio y una medalla, estoy feliz"

Teresa Portela (Cangas, 5 de mayo de 1982) obtuvo ayer el bronce en el Mundial de piragüismo de Szeged y, con él, una plaza para Tokio 2020. Sería su sexta presencia en unos Juegos Olímpicos, récord en España para una mujer en cualquier disciplina. Es su décimo quinta medalla mundialista. 
Teresa Portela, en un momento de la final de K2 200 metros del Mundial de piragüismo disputada ayer en Szeged.
Teresa Portela, en un momento de la final de K2 200 metros del Mundial de piragüismo disputada ayer en Szeged.
"Conseguí entrar en Tokio y una medalla, estoy feliz"

¿Cómo se siente?
Muy contenta porque el objetivo era estar entre las cinco primeras para estar en los Juegos Olímpicos de Tokio y era consciente de que era muy complicado porque las rivales son muy fuertes y rápidas. Yo me encuentro bien, llevo toda la temporada así y salí con ganas de conseguir la plaza y también siendo consciente de que podía obtener la medalla. Estoy muy feliz. 
 

Se le vio muy fuerte en todas las series, ¿tenía usted esta sensación?
Sí, la verdad es que en la eliminatoria ya estuve bien. Me enfrenté a la polaca, que fue plata, y ya me vi a su nivel. Nos separó una milésima y el hecho de verme ahí ya me anticipó que estaba con opciones de alcanzar la plaza y también una medalla. En esta final fui genial, me sentía delante y creo que llegué a estar segunda y al final fui tercera, lo que es cumplir el objetivo e irme para casa con una medalla.  

Salvo Lisa Carrington, el resto de deportistas se mueven en poco más de una décima. 
Al llegar hubo mucha incertidumbre porque no sabía cómo habíamos quedado. Igual, por unas milésimas te quedas fuera de la final o eres cuarta o quinta. La diferencia entre irte para casa sin plaza o hacerlo con una medalla y contenta es muy escasa. 

¿Cambió cosas esta temporada?
Siempre buscas algunos cambios. Este año igual me centré un poco más en la técnica y siempre buscas alguna cosa para intentar mejorar. Eso no quiere decir que haya entrenado más que otros años, sólo que en unas ocasiones te encuentras mejor que otras y hay años en los que una no se encuentra todo lo bien que le gustaría. En otras ocasiones das la primera palada y ya no entras en regata y te quedas fuera. Además, el cuerpo no siempre responde igual. Este año se dieron todas las circunstancias para que todo fuera bien, no surgió ningún contratiempo y salió el resultado. 

¿Cómo es posible estar al mismo nivel con 38 años que con 28?
Trabajar mucho, cuidarse y ya está. A esto añadir que me encanta lo que hago. Y no sé... Nada más. Soy la mayor porque al ver el listado de participación así se ve, pero yo no me guío por el DNI. Sé que hay estudios que establecen que con los años se pierde velocidad, pero por mis tiempos compruebo que soy competitiva, que sigo en la élite y me guío por eso. Tengo ganas de seguir entrenando, de seguir compitiendo y, si salen los tiempos, para delante. Para mí también es un reto poder competir con gente más joven y no me guío por la edad, mi referencia son las sensaciones y las marcas.

Con la mente puesta en Tokio, queda un año de planificación para afrontarlo con calma.
Ahora me toca trabajar de cara al año que viene y también disfrutar de este momento, que también es necesario para adquirir fuerzas. Me están llegando un montón de felicitaciones y agradezco a todo el mundo que se acuerde de mí y noto que hay gente que lo vive con alegría y es algo que agradezco. No sé si este año me harán un recibimiento, pero tampoco hace falta. Yo siento que en Aldán están orgullosos de mí y siento el cariño de todos. Con eso ya me llega. 

¿Firma este bronce en los Juegos de Tokio?
Me encantaría conseguirlo, pero ya se verá. Ahora toca disfrutar este y descansar. Yo trabajaré para llegar bien a los Juegos, tan bien como este año.