Antonio Serrat: “Quiero dar el máximo, sin obsesionarme con un puesto”

Antonio Serrat mira hacia un lado en una carrera de la Copa del Mundo de trialtón.
photo_camera Antonio Serrat mira hacia un lado en una carrera de la Copa del Mundo de trialtón.
Será su debut olímpico tras quedarse cerca de la cita de Tokio

Antonio Serrat (Vigo, 24 de enero de 1995) obtuvo la clasificación para los Juegos de París tras finalizar undécimo en la Copa del Mundo de Yokohama y cumplir así los requisitos de la Federación Española. Será su debut olímpico tras quedarse cerca de la cita de Tokio. En el actualidad es el mejor español en el Mundial y en el ránking olímpico. 

¿Qué supone asegurar la plaza?

Estaba ahí pendiente de cumplir el criterio de la Federación, que era quedar entre los doce primeros. Ya lo había hecho en otras pruebas del Mundial y, al suspenderse la primera del año en Abu Dabhi, me quedaban las de Yokohama y Cagliari para hacerla. Tenía esa presión, aunque en carrera no lo iba pensando mucho porque no comencé bien. Salí detrás en la natación y me quedé en el segundo grupo del ciclismo. Tuve que hacer este tramo fuerte para enlazar, hubo colaboración y a mitad de recorrido enlazamos con el primer grupo. A partir de ahí sí que podía pensar en correr bien y estar delante al final. Por suerte, evité caídas, que hubo varias, y estoy feliz. Era difícil y esto me da tranquilidad para la preparación de París.

¿Irá a Italia? 

Iré igualmente a Cagliari porque creo que es bueno competir. Es importante ajustar bien el número de pruebas porque, si haces muchas, puedes pasarte un poco, pero poder disputar dos pruebas en tres semanas con un fin de semana en medio, creo que me puede dar un punto importante para ver cómo estoy ante los distintos rivales. Además, creo que las competiciones también sirven para ponerte fuerte. Ya la tenía en la planificación y la quiero aprovechar.

¿Estar clasificado, le cambia algo la planificación?

No le di muchas vueltas porque quería centrarme en estas pruebas de mayo por la importancia que tenían en la clasificación para los Juegos. Pero sí que tengo previsto hacer una concentración en altura en Font Romeu. Ya hice una en abril para probar y ahora iremos hasta allí. Es ilusionante poder hacer una concentración en altura y la haré con un poco más de ilusión si cabe.

¿Conoce los recorridos de París? 

El año pasado pude competir allí en la prueba de test que se hacía en los mismos circuitos. Es verdad que es la única vez que competimos allí, pero está reciente en la memoria. En la natación, al ser en el río, pueden cambiar las corrientes y eso igual es mejor verlo los días previos. El trazado del ciclismo sí que lo tengo en la memoria, especialmente los tramos de adoquín en los Campos Elíseos. Me motiva porque lo vi muchas veces en el final del Tour de Francia y es un recorrido técnico y rápido. Y la carrera a pie no tiene nada especial.

Por lo que me dice, ¿será clave nadar bien?

Es en el río y la natación no te da la victoria, pero sí que te la puede quitar. Lo mejor es salir con el trabajo hecho y poder nadar bien para que los que tengan que recuperar sean otros. Cuanto más tiempo estás en cabeza tienes más opciones de hacer un gran papel. La natación es un punto a trabajar bien, lo hice esta temporada y me estoy encontrando bien, incluso en la competición, pero es cierto que por circunstancias no me están saliendo bien. Tomé alguna mala decisión en las rutas y por eso quiero competir bien en Italia para estar lo más cerca posible de los buenos nadadores. Ojalá me salga lo mejor posible.

En las últimas pruebas sí que salió algo atrás en la natación, ¿le preocupa?

Han sido circunstancias. Este año competí dos veces. En Hong Kong, pese a que no era Copa del Mundo, había mucho nivel y fui bien. Pero es cierto que en Yokohama no estuve bien y tampoco el año pasado en la última prueba del Mundial en Pontevedra. Hay que seguir confiando, tengo que trabajar, y sé que otras veces me salieron bien y puede volver a pasar. Confío en el trabajo y voy decidido. Todo el mundo quiere salir delante. En ocasiones tienes un buen día y encuentras el hueco para hacerlo y, otras veces, no.

En bicicleta, debe estar fuerte en una carrera plana, de rodador.

Es un ciclismo muy de rodador, con rectas largas, y también hay que entrenar el paso por curva porque es un trazado que tiene muchas. Y es un gesto técnico de trazar que es preciso ensayarlo porque si no pierdes nada en ellas, es algo que te llevas. Hay que trabajar para ese circuito.

¿Habrá calor?

Es a primera hora de la mañana, a las 8:00 horas. Por lo tanto, hay que adaptarse, pero sí que no habrá ese riesgo de calor fuerte. 

Le llegan los Juegos Olímpicos a los 29 años. Tuvo perseverancia. 

Me cuesta decir que tengo 29 años. Sí que tengo la sensación de que soy más joven. Pero es así y en el anterior ciclo olímpico estuve peleando, pero tenía por delante a triatletas que eran de los mejores de la historia como Javi Gómez Noya, Mario Mola o Vicente Alarza. Incluso Vicente Hernández, que no fue y ya había ido a unos Juegos antes. Disfruté mucho de esa clasificación, pero sabía que era muy complicado. Este ciclo olímpico resultó diferente porque terminó Tokio en 2021 y en 2022 ya empezaba el ránking olímpico para París. Han sido casi cuatro años de clasificación olímpica seguidos porque, con el covid, se alargó el ciclo anterior y se unió con el actual. Se pudo conseguir y ahora hay que trabajar para llegar lo mejor posible. 

¿Hubo mucho relevo en la elite del triatlón?

En la selección española femenina no hubo tanto porque continúan Miriam Casillas y Anna Godoy, que ya estuvieron en Tokio. En hombres, sí que hay cambios porque Fernando Alarza optó por dejarlo y centrarse en el mundo laboral, Gómez Noya está en la larga distancia y Mario Mola comenzó el ciclo, pero lo dejó. Sí que vino gente joven y con la que competí toda la vida en las categoría júnior y sub-23. Pero para mí sí que son conocidos. A nivel mundial, el podio de Tokio va a estar en París con opciones. Y el equipo francés repetirá. No veo muchos cambios en la máxima élite. Sí que hay ciertos cambios, pero como en otras ocasiones.

¿Cómo es ahora su día a día?

Desde el año pasado, la Federación Española organizó un grupo de entrenamiento. En 2023 estuvimos en Mallorca y este año decidieron hacer más concentraciones. Estuvimos en Lazarote a inicios de año, en altura en abril y, en el futuro, volveremos. También tuve la suerte con entrenar con grupos internacionales. La verdad es que agradezco que haya este apoyo por parte de la Federación. Está invirtiendo en nosotros y, en un deporte como el triatlón, tener un grupo de entrenamiento en el que te puedes apoyar es algo que te da mucho. Lo que se busca es aportar y recibir entre los compañeros para que podamos mejorar todos. Son muchas horas de entrenamiento que, en solitario, las puedes afrontar, pero si estás con otros, se lleva mejor. 

¿Se marca un objetivo en los Juegos?

A mí me gusta salir a las carreras a dar el máximo. Es lo que busco y priorizo un poco tener esas buenas sensaciones. Al final, la propia carrera te pone en tu lugar. No me gusta salir con la idea de ir a por un puesto en concreto. Quiero encontrarme bien y ojalá ese encontrarme bien signifique tener un buen resultado. Por ejemplo, en Japón podía haber hecho la carrera a pie en el mismo tiempo, pero si no enlazo en la bicicleta, el puesto sería otro resultado totalmente distinto. Dependes de otros factores, de escapadas… Yo quiero dar el máximo y habrá días que ese máximo sirva para hacer un quinto, un duodécimo o un treinta. No quiero meterme más presión porque ya es suficiente la que tengo al querer preparar las cosas con el máximo mimo y cuidado posible, como para obsesionarse con un resultado en concreto.

Te puede interesar