Atlántico

VELA MUNDIAL 420

Wizner y Ameneiro, del Náutico de Vigo, se proclamaron ayer campeones del mundo de 420

Wizner y Ameneiro, del Náutico de Vigo, se proclamaron ayer campeones del mundo de 420

Los regatistas se lanzan la agua tras proclamarse campeones del mundo en Vilamoura.
Los regatistas se lanzan la agua tras proclamarse campeones del mundo en Vilamoura.
Wizner y Ameneiro, del Náutico de Vigo, se proclamaron ayer campeones del mundo de 420

La mejor tripulación de España en la clase 420 y los dos mejores regatistas sub-19 de Europa también lo son del mundo a nivel absoluto desde ayer. Martín Wizner (Vigo, 2001) y Pedro Ameneiro (Pontevedra, 2001), de la flota del Real Club Náutico de Vigo y de la selección gallega, conquistaron en Vilamoura el Mundial absoluto de 420 justo en la misma fecha, un 11 de julio, que ambos se adjudicaban el Europeo sub-19 también en aguas lusas (Sesimbra). "Es el mayor éxito de la vela juvenil de la Real Federación Gallega de Vela y eso que el año pasado se habían conseguido dos oros en el Europeo júnior”, afirmaba Bruno Gago, del eufórico director técnico de la Gallega.
El Mundial comenzó el pasado sábado y desde el principio los dos regatistas gallegos estuvieron entre los favoritos mientras que los campeones continentales sub-17, Jacobo García y Toni Ripoll (RCN Sanxenxo) pagaban un mal inicio. El mérito de los nuevos campeones del mundo es abrumador: tuvieron que soportar desde la sexta regata un DSQ –en la segunda prueba del tercer día– que, a partir de ahí, les impedía cometer el más mínimo error al quedarse sin opción a descartar una regata mala.
Hasta esa descalificación, el tándem Wizner-Ameneiro acumulaba una serie 3-2-4-5-15, a la que se le sumaba ese 46 (se navegaba en dos flotas). Después, firmaban un tercero y un cuarto el martes. Pero este miércoles el viento decaía y la flota no competía. Con cuatro pruebas más se veían bañados en oro, pero con un solo día, la situación volvía a complicarse.
Seb Menzies y McGlashan mandaban con 20 puntos, por 30 de los barceloneses Nacho Davila y Javier Mestre (CN El Balis) y 36 del barco gallego. Por detrás, los mismos puntos para los lusos Luís Niza y Paulo Baptista (CN Tavira).  "Salíamos terceros y fuimos a hacerlo lo mejor posible y la verdad que ha salido bien", explicaba a la televisión portuguesa Ameneiro tras concluir la décima regata de un jueves histórico. Un primero y un noveno les otorgaban 46 puntos netos. Los defensores del título, que habían arrancado la serie con cuatro primeros consecutivos (al final sumarían cinco triunfos parciales), pinchaban de modo clamoroso: puestos 10 y 19 para 49 puntos y con el descarte quemado el miércoles por un vigésimo puesto. Subcampeones. Completaban el podio los mallorquines Conrad Konitzer y Fernando Rodríguez (CN S’Arenal), con 53.
Y es que no hubo tercera prueba del día. El Comité de Regatas decidió descartar su disputa a una hora para expirar el tiempo límite. La entrada de niebla llevó a los oficiales a tomar la decisión. Y Wizner y Ameneiro se proclamaban campeones mundiales absolutos.
García y Ripoll, que ganaron la décima y última prueba, terminaron su participación en la sexta plaza (67 puntos) de una clasificación general con 89 barcos en el Grupo Oro, el que se jugaba el título, de diecinueve países y cuatro continentes. España también pescó la cuarta posición (Davila y Mestre, 61).
¿Y ahora? A los Mundiales juveniles de vela en Gdynia (Polonia), que empiezan el día 13. Serán los componentes del equipo nacional que defiendan a España en la clase 420 de una cita en la que se medirán a 29 países –barco por nación–, entre ellos a Nueva Zelanda... y a Menzies y a McGlashan. Partirán ya desde Lisboa mientras el resto del equipo vuelve a casa.n