Atlántico

BALONMANO PLAYA

Una tormenta de arena

El balonmano playa no para de crecer en Vigo de la mano del VEBA y el Painkillers

Integrantes del Veba posan con varios trofeos logrados por el club sobre la arena en la que tanto disfrutan.
Integrantes del Veba posan con varios trofeos logrados por el club sobre la arena en la que tanto disfrutan.
Una tormenta de arena

Hace tiempo que el balonmano playa dejó de ser una actividad de pretemporada para los equipos de pista. Los caminos de ambas modalidades se han bifurcado y, aunque siguen guardando estrechas relaciones, la disciplina de la arena crece en busca de su propio destino al margen del siete contra siete en el 40x20. 
En este escenario, han surgido clubes para solidificar más los cimientos. El Veba y el Paintkillers son los más representativos en Vigo. "Lo normal antes era juntarse varios amigos al acabar la temporada de pista y hacer equipos improvisados para disputar los torneos", explica Leticia Rodeiro, presidenta del VEBA, que desvela que su club crece año a año. Tanto es así que dispone de equipos en todas las categorías, con 124 fichas y tres escuadras femeninas sénior y juveniles que demuestran la reivindicación de la importancia de la mujer en el deporte. "De otro modo, no nos motivaría", confiesa Rodeiro, que fundó el club con Mabel Martínez, actual tesorera. Junto a otras tres personas, llevan el peso directivo de la entidad.
Hasta la temporada pasada, tanto el Veba como cualquier entidad de balonmano playa tenía problemas con las fichas por un tema de duplicidad. La Federación Gallega no reconocía como independiente a la modalidad de la arena, por lo que un jugador que tuviese ficha con un club de pista, no podía tenerla en playa. "Después de luchar mucho, lo solucionamos", afima Leticia, que explica que el Veba "no ficha jugadores" y que su tejido lo componen amigos que sus propios integrantes traen cada verano.
El club no dispone de una pista propia y trabaja una o dos veces por semana en la playa de Samil, tras las pistas de tenis. "Gracias a una subvención que por fin conseguimos, hemos podido comprar unas porterías y unos balones", comenta la presidenta que, al igual que sus compañeros, dedica muchas horas de su tiempo de forma desinteresada al crecimiento del club. 

Los pioneros
El Paintkillers es el primer club como tal de balonmano playa de Galicia. Se fundó en 2012 y sigue al pie del cañón, con siete equipos, de los cuales cinco estarán presentes en el Campeonato de España de Alicante. Guillermo Rial, su presidente, destaca la evolución pese a las dificultades. "Entrenamos cuando podemos y donde podemos", explica el dirigente, consciente de que hay camino por delante para la disciplina. Una modalidad con las raíces fuertemente ancladas en la arena y con el cielo como techo.