Deporte local

Un partido histórico

Deporte local

mundial de balonmano

Un partido histórico

Carlos Viver, en el centro del circulo formado por la selección española.
photo_cameraCarlos Viver, en el centro del circulo formado por la selección española.
España, con Alicia Fernández y José Ignacio Prades, busca su primer título en un Mundial ante Países Bajos (12:30, TVE1) en Tokio
La selección española femenina tratará de tocar el cielo, coronándose hoy por primera vez en su historia campeona del Mundo, ante los Países Bajos, en una final que tendrá como premio añadido la clasificación para los Juegos Olímpicos de Tokio.
La culminación de un sueño que arrancó hace once años en el Europeo de Macedonia, cuando una nueva hornada de jugadoras acabó con todos los prejuicios, colgándose una medalla de plata, que dio origen a la leyenda de las 'Guerreras'. Las Eli Pinedo, Marta Mangué, Begoña Fernández o Macarena Aguilar situaron en los años siguientes a España en el epicentro del balonmano mundial con una nueva plata continental, un bronce mundialista y, sobre todo, un bronce olímpico en los Juegos de Londres, que les hizo un hueco en la memoria colectiva de este país.
Un fulgor que fue apagándose paulatinamente, hasta revivir con fuerza en este Mundial de Japón con un equipo plagado de nuevos rostros, pero con el mismo espíritu guerrero. Forman parte de él la jugadora de Valdoviño Alicia Fernández Fraga y también el técnico alicantino del Mecalia Atlético Guardés, José Ignacio Prades, que ejerce de segundo en el cuerpo técnico de Carlos Viver. 
"Ya es tarde para que nos entre el miedo", aseguró el preparador español al ser preguntado por su rival en la gran final. Y eso que los Países Bajos, un conjunto que ha peleado por los metales en todos los grandes campeonatos desde que se colgó la medalla de plata en el Mundial de 2015, es un equipo para asustar.
"La defensa de Holanda es una defensa muy compacta con gente muy alta en el eje central y dos laterales que, pese a ser también muy grandes, para nada son lentas, por lo que tendremos que tener paciencia e ir masticando poco a poco cada ataque para poder generar los espacios que necesitamos", señaló el entrenador. 
Paciencia a la que el conjunto español deberá sumar la máxima precisión para evitar las pérdidas de balón. "Es un equipo que quizá no corre tanto el contraataque directo, aunque también, pero que es muy peligroso en la segunda oleada", añadió Viver sobre una final que, en caso de ganarla, tiene el añadido de la clasificación directa para los Juegos de Tokio.n 

Más en Deporte local
Comentarios