Atlántico

FÚTBOL FREESTYLE

Un campeón sin pista

Daniel Comesaña, ganador del Nacional de Freestyle, no encuentra sitio para entrenar

Daniel Comesaña jugó en el Alerta Traviesas hasta que las lesiones le hicieron pasarse al Freestyle.
Daniel Comesaña jugó en el Alerta Traviesas hasta que las lesiones le hicieron pasarse al Freestyle.
Un campeón sin pista

Continuas lesiones de rodilla le obligaron a abandonar el fútbol, pero no del todo. Daniel Comesaña (Vigo, 1991) encontró en el Freestyle una nueva manera de vivir el deporte rey. Su habilidad con el balón en los pies, sentado y erguido, o en la cabeza le han permitido hacerse un hueco en el circuito profesional de esta modalidad que une deporte y espectáculo.
Comesaña se proclamó campeón de España en 2012, cuando la competición se celebró en Vigo dentro de la programación del Marisquiño, y desde entonces no ha dejado de progresar: sexto en el último Mundial, celebrado en Praga, campeón de España en dos disciplinas diferentes tres años seguidos, subcampeón del mundo en la competición 'online' Pact 9 el año pasado... Sus logros con la pelota lo han llevado también a realizar anuncios, campañas y exhibiciones por todo el país.
Sin embargo, en medio de esta carrera prometedora se ha encontrado con un serio problema: no encuentra en Vigo un lugar adecuado para entrenar.
"Necesito solamente una sala pequeña o un hueco en un pabellón. Hasta hace poco tenía un sitio que me dejaban cerca de Praza de España, pero me quedé sin él y ahora no encuentro nada. He preguntado en gimnasios, pero están muy llenos y no disponen de una sala para mí, así que tengo que seguir buscando", explica Comesaña, que también acudió en su día a las administraciones públicas en busca de ayuda. "Al Concello fui a preguntar hace tiempo, pero coger un pabellón es muy complicado porque tienes que alquilarlo entero, va por tiempo y sale muy caro, no resulta rentable. Allí me dijeron que preguntara en colegios y visité también algunos, pero tampoco pudo ser porque era necesario un seguro o si no podían tener problemas", añade el deportista.
Así las cosas, el campeón de España de Freestyle no dispone de un lugar adecuado para prepararse para sus próximos campeonatos. "No necesito demasiado espacio, un sitio de cuatro por cuatro metros en el que no haya nada que se pueda romper", apunta.
"Todos los años disputo el Campeonato de España en verano, pero tendría que prepararlo con tiempo. Ahora estoy trabajando y, dependiendo de las épocas, puedo entrenar más o menos. Ahora tengo horario por la mañana y lo podría compaginar", señala Daniel, que confía en encontrar en breve un espacio para ensayar sus malabarismos con pies y cabeza. "También hay campeonatos del mundo de diferentes modalidades y me gustaría ir", afirma el deportista vigués. n