El Celta busca en el feudo del Levante (17:00) una victoria que le permita engancharse al vagón de la zona noble de la tabla

El tren de cabeza pasa por Valencia

Pepe Murcia golpea el balón en el transcurso del entrenamiento en A madroa. Tras la sesión matinal, el equipo se desplazó a Valencia donjugará ante el Levante.  FOTO: Vicente
El Celta busca esta tarde en el Ciudad de Valencia sumar su décima jornada sin perder. No obstante, un único punto se antoja insuficiente, ya que un triunfo serviría para restañar las heridas generadas por el empate ante el Rayo y, de paso, para dar un pequeño paso hacia la zona alta de la tabla. Murcia dispondrá un once muy similar al de la pasada semana ante un Levante plagado de bajas y dudas e inmerso en una cruzada arbitral.
Suena reiterativo, pero por ello no deja de ser cierto. El Celta tendrá ante el Levante una nueva oportunidad para engancharse a la zona alta de la tabla. El empate ante el Rayo supo a ocasión desperdiciada. Pepe Murcia hizo hincapié esta semana en que lo importante es que el equipo lleva ya nueve partidos invicto, pero si no se suma de tres en tres, esto sirve realmente de poco. En Valencia, el conjunto celeste se encontrará casi con un gemelo. Los pecados del Levante son prácticamente idénticos a los del Celta. La Ley Concursal es una realidad instalada en ambos clubes, que este verano vieron como sus plantillas sufrían una total reestructuración. Además, su reciente pasado en Primera División hace de ellos, aunque sólo sea por el nombre, candidatos al ascenso. Lo que en principio parece un piropo, puede convertirse en toda una penitencia. Los vigueses lo saben bien. Al margen del huracán extradeportivo que persigue a ambos equipos, sobre el terreno de juego se verán dos estilos. El del Celta, basado en el control del balón y el juego combinativo. El del Levante, eléctrico y físico. Los valencianos llegan a este encuentro plagados de bajas y con la moral por los suelos. Han sumado sólo una victoria en los últimos siete partidos y la derrota en Huesca del pasado domingo los ha dejado muy tocados. Comenzaron la semana denunciando una persecución arbitral. Suena a medida desesperada para alejar la atención de sus propios males. Pretenden hacer del Ciudad de Valencia una olla presión, pero puede estallarle en sus propias manos. Los de Pepe Murcia deberán estar ojo avizor para que la metralla no les alcance. A pesar de las múltiples ausencias, el Levante presenta un bloque experimentado. El ex céltico Yago lidera la defensa. Geijo es su principal referencia en punta. Por su parte, el Celta se ha desplazado a Valencia cargado de esperanza, aunque con algunos defectos por pulir. La sangría defensiva parece que ha cesado, o por lo menos ésa fue la conclusión que se extrajo del partido ante el Rayo. Ahora, el problema es otro y ya conocido: la falta de gol. La orgía de efectividad de Córdoba se tornó en la última jornada en sequía preocupante. El equipo no tuvo acierto de cara a portería, pero, lo más alarmante, es que sólo generó una ocasión clara (errada de forma clamorosa por Danilo). Hace seis días, los vigueses se estamparon contra un muro. Hoy, es previsible que el planteamiento del rival no sea tan rácano. Por ello, Murcia volverá a confiar en los hombres que han llevado el peso ofensivo en los últimos tiempos. Dinei será el único punta. Por detrás, Roberto Trashorras ejercerá de enganche y estará secundado en las bandas por el argelino Ghilas y, previsiblemente, por Óscar Díaz, aunque no se descarta la presencia de Dani Abalo en el once. Ante la baja de Jonathan Vila, el doble pivote lo volverán a ocupar Michu y un Ariel Rosada que ante el Rayo cuajó uno de los mejores encuentros desde que está en Vigo. El eje de la defensa volverá a ser para Rubén y Peña. las principales dudas se encuentran en los laterales. Edu Moya, con un proceso viral, ha viajado, pero no se espera que juegue. Su puesto en la derecha lo ocuparía Fernando Fajardo. Por la izquierda, volverá Roberto Lago.

Te puede interesar