Atlántico

CELTA

La no tan sencilla operación salida

Varios de los futbolistas con visos de salir tienen aún años de contrato y hay diez con cuatro más firmados

Gustavo Cabral termina contrato el próximo mes y no está claro si el Celta querrá renovarlo.
Gustavo Cabral termina contrato el próximo mes y no está claro si el Celta querrá renovarlo.
La no tan sencilla operación salida

No está la plantilla celeste, en cuanto a finales de contrato, diseñada para que este verano se produzca una revolución profunda. La temporada ha dejado claro que hacen falta cambios –más madurez, más resistencia a los vaivenes de los mercados– pero habrá que estudiar cada caso por separado y encontrar acomodo a los futbolistas con los que no cuente el entrenador elegido, en principio Fran Escribá.
Los únicos jugadores que terminan contrato este junio son Nemanja Radoja –de facto ya fuera del club tras pasarse un año castigado sin jugar por no renovar– y Gustavo Cabral. Y no está claro que el argentino se vaya a ir. Al menos, no tanto como lo estaba antes de que su figura fuese importante en la reacción final del equipo. A este par se unen los futbolistas que estaban cedidos: Hoedt, Boufal, Boudebouz y Olaza. De ellos, el último es el que más claro tiene continuar, con una opción de compra en torno a cuatro millones.
En 2020 acaban contrato cinco futbolistas. Y al Celta, como quedó claro el pasado verano, no le gusta tener futbolistas en su último año si tiene intención de renovarlos. Se trata de David Costas –con el que el club ha negociado una posible renovación aún pendiente–, Sergio Álvarez –al que el Celta puede cortar en los próximos 18 días al no haber jugado 19 partidos–, Andrew Hjulsager –un futbolista apenas utilizado en su estancia en Vigo y que apunta a salir– y Facundo Roncaglia y Juan Hernández. Estos dos últimos están cedidos esta campaña y es de esperar que ya no regresen, aunque en el caso del segundo la grave lesión sufrida mediatiza todo.
Dos temporadas más firmadas tienen cuatro célticos: Brais Méndez –otra renovación pendiente, sobre todo si llegan ofertas jugosas–, Jozabed –una incógnita que dependerá, en buena medida, del entrenador– y Pione Sisto y Beauvue. Los dos últimos, sobre todo el galo tras su segunda temporada cedido, tienen visos de partir. Pero no parece sencillo encontrar ofertas que convenzan a todas las partes.
Lo mismo se puede decir de dos de los jugadores que acaban en 2022: Emre Mor y Robert Mazan. El tercero es Maxi Gómez, quien es el jugador a vender este verano, como tienen asumido todas las partes.
Y de esa amplia plantilla de 28, diez integrantes tienen firmados cuatro años más: los canteranos Aspas, Rubén, Kevin y Mallo; los cinco fichajes del pasado verano –Araujo, Juncá, Okay, Beltrán y Jensen–; y Stanislav Lobotka. El eslovaco parece haber bajado su cotización en el mercado.n