El montañero vigués cuenta con el patrocinio del Banco Mediolanum para atacar la cima

Sechu intentará coronar el Annapurna en primavera

Sechu, durante su expedición al Manaslu en 2010.
Tras el paréntesis de 2011 por falta de recursos económicos, el montañero vigués Sechu López volverá el próximo año al Himalaya para intentar otro ocho mil. Será, en este caso, el Annapurna y lo hará de nuevo de forma individual y sin oxígeno artificial –su habitual sistema de escalada– aunque compartirá permiso de ascensión y, probablemente, parte de la aproximación con una expedición en la que figura el experimentado montañero catalán Óscar Cadiach.

Será, previsiblemente, a finales del mes de marzo cuando el miembro de Montañeros Celtas emprenda la expedición. Y podrá hacerlo porque cuenta con un patrocinador, el Banco Mediolanum, que le ayuda a sufragar los gastos de la que será su tercera tentativa de cima en un ocho mil.

La elección de la cumbre no suele ser cuestión de capricho y ni siquiera de gusto, sino de posibilidades. Tras descartarse la entrada de Sechu en la expedición que encabezará Carlos Soria, el vigués buscó acomodo en otros proyectos con presencia española con el fin de abaratar costes a nivel de permisos. Y surgió la opción del Annapurna, la décima montaña más alta del mundo con sus 8.091 metros. Es, de hecho, el primero de los colosos conquistado por el ser humano, allá por 1950.

Sea como sea, para Sechu el objetivo colma sus deseos. 'Me gusta variar y la expedición será en otra época del año que en las anteriores –la primavera en vez del otoño–, otro paisaje, otro valle, otra cima y otra gente con la que compartir experiencia', señala. Porque recuerda que a él, más allá de la meta obvia de hacer cima, 'me gusta la montaña completa, toda la ascensión desde abajo hasta arriba'.


'Parte de mi vida'

En las últimas semanas, una vez concretada la expedición, le ha comunicado a la familia su intención. Reconoce que 'preferirían que no fuese, pero saben que es parte de mi vida y que lo haré'.

En cuanto a la preparación física, este invierno tiene planificado salir a la nieve con la mayor asiduidad posible para comprobar, por ejemplo, la respuesta de los dedos en los que sufrió ligeras imputaciones tras su expedición al Manaslu en el otoño de 2010: 'Tengo cierta insensibilidad en las yemas, pero la movilidad es total. Habrá que ver cómo reaccionan al frío', comenta Sechu.n

Te puede interesar