Atlántico

CELTA-REAL MADRID

Río reabre para poner a prueba los asientos y mostrar sus mejoras

Se espera que el estadio de Balaídos registre hoy una muy buena entrada pese a lo incómodo de la fecha, ya no porque sea todavía agosto, sino sobre todo porque cuadra en el fin de semana largo de festivos en Vigo.
Los jugadores, ayer con la remozada grada de Río Bajo de fondo.
Los jugadores, ayer con la remozada grada de Río Bajo de fondo.
Río reabre para poner a prueba los asientos y mostrar sus mejoras
Con todo, las entradas puestas a la venta se acabaron en la mañana del pasado martes y todo dependerá de la respuesta de  los socios, aunque no se alanzará el lleno. La visita del Real Madrid suele marcar el tope de asistencia sin medidas de gracia de por medio, así que el ambiente será bueno.
Además, la jornada servirá a los abonados de Río para comprobar las mejoras que el Concello ha estado realizando hasta esta misma semana y que impidieron la apertura del graderío el pasado sábado en la disputa del Memorial Quinocho. Desde el Consistorio se ha hecho hincapié en que se han realizado importantes intervenciones a nivel de comodidad para los aficionados y de seguridad, sobre todo en el momento del desalojo. Por ejemplo, se ha desarrollado una nueva rampa de acceso hacia el ascensor de la puerta 18, que también ha sido remodelado.
En el caso de Río Bajo, el de hoy será el primer partido con los nuevos asientos colocados este verano. Se comprobará de primera mano si, finalmente, la separación entre filas es suficiente o provoca serias incomodidades a los aficionados, como se ha denunciado desde el club en las últimas semanas. El Concello obligó a la empresa a levantar parte de las butacas, pero después consideró que el resto tenían las medidas homologadas por la norma y que dichas localidades no son más incómodas que las del resto del estadio. Esta tarde se procederá a la prueba del algodón.