Deporte local

La resignación sopla en Cangas

Deporte local

balonmano

La resignación sopla en Cangas

El técnico madrileño del Cangas está pasando el confinamiento acompañado de su pareja, lo que lo hace "mejor que el de primavera".
photo_cameraEl técnico madrileño del Cangas está pasando el confinamiento acompañado de su pareja, lo que lo hace "mejor que el de primavera".
La plantilla del Frigoríficos del Morrazo sobrelleva lo mejor que puede una cuarentena que ya dura una semana
Es unánime. La plantilla y el cuerpo técnico del Cangas se toman su cuarentena, que ya dura una semana, con resignación. "Esa es la palabra", enfatiza el capitán Dani Cerqueira. 18 positivos por Covid-19 -todos están bien más allá de síntomas leves- en el seno del club les han mandado de vuelta a marzo. De vuelta al confinamiento.
"No hay otra que tomarlo así”, dice Nacho Moyano, técnico del Frigoríficos, ahondando en el sentimiento común. "Teníamos un poco asumido que antes o después nos iba a tocar pasar por esto", resume el entrenador madrileño. Y es que la situación que está padeciendo el club morracense no es nueva en una liga Asobal en la que varios equipos han pasado por esto. De hecho, de los 81 encuentros que deberían haberse disputado a estas alturas de competición, 30 han sido aplazados. "Pero en mi opinión no es algo específico del balonmano. Es un problema de todos", apunta Moyano. "Ves lo que está pasando a nivel nacional y europeo y no podemos ser ajenos", relata el preparador del conjunto morracense, que destaca "el grado de amateurismo" que existe en comparación con otras disciplinas como el fútbol o el baloncesto. "Hay que hacer vida diaria y estás expuesto", remacha Moyano, que no tiene dudas: "El balonmano es un reflejo de la sociedad".
Como su entrenador y su capitán, Dani Fernández pone al mal tiempo buena cara. "Por lo menos me está permitiendo ponerme al día con la carrera", destaca el extremo catalán, cedido por el Barcelona, que aprovecha el tiempo con sus estudios de fisioterapia en el piso que comparte con el guardameta Gerard Forns. "Hacemos vida juntos, con trabajo físico para reducir el impacto de la inactividad", explica Fernández, que está viviendo en Cangas su primera experiencia lejos de casa. "Lo llevo bien. No me estoy aburriendo", bromea el internacional júnior.
Pendiente del joven Fernández y de todos sus compañeros está el capitán del equipo. Cada tarde, la plantilla y el cuerpo técnico hacen una videollamada para ponerse al día, ver cómo siguen los contagiados y actualizar entrenamientos. Cerqueira, además, contacta con ellos a nivel individual. "Pero no todos los días, que si no...", comenta entre risas. "Nos vemos las caras y charlamos un rato", apunta Fernández, que agradece especialmente este contacto diario. "Unos lo llevan mejor, otros peor", reflexiona Moyano sobre el ánimo de la plantilla. "Después de lo que vivimos en primavera, se lleva mejor. Y más estando aquí con mi pareja, que la otra vez nos tocó pasarlo separados", asume el técnico.
Y queda la vuelta. Desde hoy, la plantilla vuelve a pasar tests de forma escalonada. Los que den negativo podrán desconfinarse. Luego, al menos una semana de entrenamientos para recuperar el tiempo perdido. No será fácil. "Habíamos conseguido un nivel físico óptimo en la pretemporada y que te paren diez días es una putada", reflexiona Dani Fernández, que además apunta al plano psicológico. "Arrancas, paras, arrancas. Y luego el miedo a que pase otra vez. Es muy desgastante", destaca. "Pasas de 15 días parado a tratar de coger la forma en seis. Y con la mosca detrás de la oreja", añade Cerqueira.
"Hemos recibido muchos mensajes de ánimo y cariño. Estamos muy agradecidos", apunta Moyano, que prefiere quedarse con esto y no con insinuaciones maliciosas. Y aunque la dificultad de acabar la Liga es obvia, todos esperan volver a competir lo antes posible. Y con buena salud. Eso es lo más importante.n

Más en Deporte local
Comentarios