Atlántico

MUNDIAL JÚNIOR DE BALONMANO

Una piedra eslovena en el zapato

España jugó su mejor partido del Mundial y, sin embargo, perdió contra Eslovenia en una fantástica batalla
Abel Caballero y Carmela Silva entregaron el premio MVP a Ocvirk.
Abel Caballero y Carmela Silva entregaron el premio MVP a Ocvirk.
Una piedra eslovena en el zapato

Nunca salió tan cara una sola derrota. España perdió ayer su primer partido del Mundial en As Travesas ante una Eslovenia superlativa y finalizó en una envenenada segunda posición. Y es que Francia lo hizo todavía peor en el grupo B y terminó en tercer lugar, lo que ha propiciado un cruce mucho antes de lo que hispanos y galos habrían deseado. 
España sabía que para superar a un rival de tanta entidad no le alcanzaba con el nivel intermitente que había mostrado en los primeros cuatro partidos. Necesitaba más. Y si no lo tenía claro, poco tardó en descubrirlo. El juego coral y habilidoso de los eslovenos superó a la defensa 5:1 que planteó Isidoro Martínez en los primeros compases. Los Hispanos júnior habían dado con la horma de su zapato. Con un espejo. Por primera vez se topaban con rivales tan talentosos como ellos. Eslovenia tomó ventaja de tres tantos (8-5) apoyada en un colosal Dobaj en la portería.
Convenía cortar la inercia cuanto antes. Un tiempo muerto del seleccionador dio nuevas ínfulas a los jugadores de rojo que, ayer sí, notaron el empuje de As Travesas en el primer partido con verdadero ambiente de Mundial. Martínez echó mano de su apagafuegos oficial, un Pol Varela que se está acostumbrando a salir desde el banquillo para cambiarle el paso a los partidos. Y volvió a hacerlo. Desde la dirección del central del Granollers -su compañero de equipo Ian Tarrafeta se quedó sin vestir un día más-, España recortó diferencias rápidamente para igualar el partido al descanso (11-11) gracias a los tantos del propio Valera y la conexión con Montoya en la línea de seis metros.
La segunda parte comenzó con dos paradas cosecutivas de Kilian Ramírez. Dobaj respondió con una pierna a la escuadra con tiro de Diocou. Cuando las porterías aparecen, surge también el balonmano de máximo nivel. El partido era precioso. Cuando las defensas rinden y las porterías paran, aparecen las carreras. Y así, al galope, es donde aparece la mejor España. Gonzalo Pérez sumó dos marcas consecutivas a su revólver para impulsar a los Hispanos (12-14).
Pero a Eslovenia no le entraron las prisas. La fantástica dirección de Kotar y el martillo pilón del brazo derecho de Ocvirk -firmó diez tantos- dieron la vuelta al marcador para poner en ventaja a los balcánicos (22-9) a falta de cinco minutos para el final.
España tiró de corazón y reaccionó amparada en el empuje de As Travesas y en las inferioridades numéricas de Eslovenia. Pero Dobaj echó la persiana a su portería -ayudado también por la madera- y el partido cayó de lado visitante. A los Hispanos les queda la ruta difícil.

Eslovenia: 
Dobaj, Kavcic, Gregor Ocvirk (10,4 de penalti), Rozman, Pipp (3), Marko Kotar (3) y Novak -equipo titular- Ferjan (ps), Miha Kotar (3), Zabic (1) y Horzen (2)
España: 
Kilian Ramírez, Gonzalo Pérez Arce (8,2p), Amibilia, Serradilla, Natan Suárez (2), Goenaga y Zabala (3) -equipo titular- Jorge Broto (ps), Cadarso (3), Álvaro Martínez, Oliveras, Mamadou (1), Miguel Martínez, Montoya, Adriá Martínez (1) y Pol Valera (3,2 de penalti).
Marcador cada cinco minutos: 
1-1, 2-2, 5-4, 8-5, 10-8, 13-11 (descanso); 12-13, 17-15, 17-16, 19-17, 22-19 y 22-21.
Árbitro: 
Alpaidze Viktoriia y Berzkina Tatiana (RUS) . Excluyeron a Oliveras, Serradilla (2) y Natan Suárez por parte de España, y a Gregor Ocvirk , Miha Kotar, Marko Kotar y Horzen por parte de Eslovenia.
Incidencias: 
Encuentro correspondiente a la última jornada del grupo A del Campeonato del Mundo júnior de balonmano masculino, disputado en el pabellón municipal de As Travesas ante unos 1.500 espectadores.