Atlántico

SEGUNDA DIVISIÓN B

Petróleo verde en Mareo

El Coruxo se llevó la victoria de Gijón gracias a la expulsión de Azpiri y un gol de Youssef
Lucas trata de ir al corte ante Berto en el partido de ayer.
Lucas trata de ir al corte ante Berto en el partido de ayer.
Petróleo verde en Mareo

Como cuando cavas una zanja y brota el petróleo. Así logró el Coruxo su segunda victoria consecutiva ayer en Gijón ante un Sporting B que fue mejor con la pelota pero muy inferior en el ‘otro fútbol’. En aquel que habla de intensidad, conocimiento de los tiempos del partido y de oficio. Sobre todo oficio. El equipo vigués supo aguantar los envites locales cuando tocaba y aprovechar sus momentos. El de la expulsión de Azpiri en el ecuador de la primera mitad y el del error garrafal del central local Pelayo, que propició el único tanto del choque, obra de Youssef.
No entró bien al partido el Coruxo. Los jóvenes futbolistas locales acapararon la pelota en los primeros compases y la manejaron con criterio ante un equipo verde parapetado atrás. Seguramente Míchel Alonso se temía esta situación y por eso fortificó el centro del campo con un doble pivote formado por Jonathan Vila y Yebra, con la constante ayuda de un Jacobo Trigo que mezclaba despliegue sin balón con el rol de referencia ofensiva. El juego largo sobre la cabeza del centrocampista vigués se volvió la principal arma ofensiva de la escuadra visitante.
Poco ante un Sporting B que mezclaba bien el juego corto con el largo y encontraba en César García un puñal. El extremo de Avilés fue una pesadilla para la zaga verde y en una fantástica acción, con ruleta incluida, sacó un disparo con el interior que se marchó fuera por centímetros.
Pero a base de oficio e intensidad, el Coruxo fue capaz de equilibrar el duelo. El filial sportinguista cayó en la trampa, pero las patadas con inexperiencia son más patadas. O, al menos, más visibles. Así, Isma Azpiri se vio en la calle con dos amarillas en otras tantas faltas. El partido volvía a empezar.
El conjunto de Míchel Alonso subió líneas y varió más sus ataques. De volcar con juego directo el campo hacia el sector izquierdo de Añón, los verdes encontraron alternativas en una banda derecha con De Vicente y, sobre todo, con el talento de un Mateo que despertó la ira de la grada. Una de cal y otra de arena. El redondelano mezcló el alambre de las faltas y las protestas -abandonó el partido en el minuto 40 con una amarilla- con la seda de su bota izquierda. De ese manantial brotaron las mejores acciones del equipo vigués. Pero fue Trigo el que tuvo las mejores ocasiones. Primero con un tiro desde la frontal que se fue arriba. Luego, remató al aire en un balón franco dentro del área pequeña tras una parada de Benítez a un cabezazo de Añón.
La primera parte terminó en medio del griterío de una afición local furibunda, que entendió excesiva la expulsión de su capitán y corta con las faltas de un equipo visitante que también reclamó, en este caso un posible penalti sobre Silva. El paso por los vestuarios serenó los ánimos y aun con diez, el Sporting B regresó a su plan inicial de dominio del partido a través de la pelota. Un tiro lejano de Garci obligó a Alberto a sacar a pasear los puños en una buena estirada.
Pero suele pasar en fútbol, que cuando peor lo está pasando un equipo es cuando encuentra el petróleo. Un error gravísimo de Pelayo en la salida de balón lo aprovechó Añón, que le arrebató la pelota dentro del área local y la cedió en bandeja a Youssef, que acababa de entrar, para empujar a la red el tanto ganador del Coruxo. 
Quedaban minutos por delante y a los de Míchel Alonso les tocaba replegar y buscar matar a la contra. Esta vez sí, los sportinguistas notaron la inferioridad numérica y tornaron sus ataques en precipitados y deslavazados, centros al área y saques de esquina en los que la zaga visitante se impuso con claridad. Y, además, pudo cerrar el choque antes, en varias contras en las que Sylla no anduvo fino. De Vicente también la tuvo en una falta que Benítez sacó a córner.

Sporting B: 
Javi Benítez; Bogdan, Pelayo Suárez, Villalón, Espeso; Isma Aizpiri, José Gragera, Pelayo Morilla (Mecerreyes, min. 54); César García (Chiki, min. 78), Garci (Bellini, min. 68), Bertín.
Coruxo: 
Alberto; Antón, Pablo Crespo, Lucas, Manu; Yebra, Jonathan Vila (Martín Fuentes, min. 57); David Añón, Jacobo Trigo, Mateo (Youssef, min. 42); Silva (Sylla, min. 66).
Goles: 
 0-1, Youssef (min. 67).
Arbitro: 
Pérez Fernández (castellano-leonés). Amonestó a Villalón, Chiki, Aizpiri (2, min. 26); Mateo, Silva y Yebra.
Incidencias:
Partido de la cuarta jornada del grupo 1 de Segunda División B disputado en Mareo ante unos 800 espectadores.