El Celta, al que se le dan bien los de abajo, se mide el sábado al colista Cartagena, que ya tiene la mente en Segunda B

A pescar en aguas turbulentas

El ex céltico Toni Moral se tapa la cara después de que el Cartagena perdiese el sábado ante el Murcia.
El Celta aparca el derbi hasta el próximo domingo. La plantilla y el cuerpo técnico centran su atención en lo más inmediato, el encuentro de este sábado ante el Cartagena. Su intención es pescar en las turbulentas aguas murcianas.
El conjunto albinegro es el nuevo colista de Segunda División tras caer el pasado sábado en el derbi ante el Murcia. La cabeza de su técnico, Carlos Ríos, pende de un hilo –lo más probable es que sí que se siente en el banquillo en el partido ante el Celta a pesar de que varios técnicos, entre ellos David Vidal, se encuentran en la recámara– y parece que ya casi nadie confía en la salvación del equipo. De hecho, su presidente, Paco Gómez, ha comenzado a preparar la próxima temporada con la mente puesta en Segunda B.

Está previsto que sólo continúe en el club un futbolista, Mariano Sánchez, de los 23 que integran la primera plantilla. Además, su director deportivo, Pedro Reverte, lleva varias semanas viajando por toda España para seguir en directo partidos de Segunda B con el objetivo de encontrar jugadores que puedan adaptarse a un nuevo proyecto en la categoría de bronce.

Este panorama se presenta tan desalentador para los aficionados del Cartagena como aprovechable para los jugadores del Celta. La ansiedad y la desesperanza serán aliados celestes.


El Celta se ceba con los 'pequeños'

El conjunto vigués se ha distinguido esta temporada por cebarse con los rivales en problemas. A lo largo del campeonato, se ha enfrentado con doce equipos que a esas alturas se encontraban en la parte baja de la tabla. Los de Herrera ganaron diez de esos duelos y sólo se dejaron cinco puntos por el camino: dos ante el Huesca hace dos jornadas y tres ante el Barcelona B en la primera vuelta. El filial blaugrana marchaba duodécimo por aquel entonces.

El club intentará que haya más entradas disponibles para el derbi

El Celta se está poniendo en contacto con los padres poseedores de los carnets de abonados de categoría 'baby' para pedirles que en caso de que sus hijos no puedan acudir al encuentro, lo notifiquen en la oficina de abonados. De esta manera, estas localidades se pondrían también a la venta.

La demanda de entradas ha provocado que actualmente sólo queden unas 200 disponibles, todas ellas para la grada de Tribuna y a un precio de 60 euros, en la oficina de abonados. En las próximas horas , se venderán las que restan.

La intención del club es que Balaídos presente una entrada inmejorable el día 15 y que no haya asientos vacíos en las gradas.

Por otra parte, el Celta también se ha planteado en los últimos días retirar la lona que cubre en estos momentos gran parte de la grada de Fondo y poner a la venta entradas para esta zona. Sin embargo, esta iniciativa está casi descartada porque el graderío existente bajo esta lona se encuentra en un estado un tanto deficiente.

Te puede interesar