Sergio Ortega fue sometido ayer a una resonancia magnética, aunque se descarta el quirófano

¿Qué me pasa, doctor?

Sergio Ortega, a la salida ayer de A Madroa. Foto: marta brea
No hay alarma, pero sí preocupación. La rodilla izquierda de Sergio Ortega no se está recuperando a la velocidad esperada y por eso fue sometido ayer a una resonancia magnética, con el fin de desvelar si la dolencia es mayor de lo previsto. Aun así, el médico celeste Juan José García Cota descarta que el futbolista tenga que pasar por el quirófano. Hoy habrá resultados.
La rodilla izquierda de Sergio Ortega lo mantiene en vilo. El central céltico lleva un mes sin poder competir con sus compañeros a la espera de que se solventen unas molestias en la articulación que no le permiten rendir al cien por cien. En principio, el diagnóstico señala una dolencia leve —síndrome femoropatelar—, pero la recuperación se está dilatando en el tiempo más de lo inicialmente previsto, por lo que los médicos decidieron someterle ayer a una resonancia magnética para descartar males mayores sin duda alguna. Así lo reconoció ayer el jefe de los servicios médicos celestes, Juan José García Cota, quien apuntó que ‘la recuperación está siendo más lenta de lo normal. Tenía para dos o tres semanas y lleva ya un mes’. El galeno explicó que ‘no hay síntomas de problemas en el menisco o los ligamentos’ y, de hecho, aseguró que ‘está mejor. El dolor principal ha desaparecido, pero persisten unas molestias’. En cualquier caso, el paso por el quirófano no es una opción a priori: ‘Está descartado’, señaló Cota. ‘Lo que sucede es que el cartílago de la rótula tiene una sobrecarga y se inflama’. El médico celeste explicó que la rótula de Ortega tiene la característica de que es bipartita, pero no considera que ésta sea la razón de su dolencia. ‘Estas rodillas tienen un trozo de la rótula desprendido y hay casos, pero muy pocos, en que hay que sacarlo. En cualquier caso, esta circunstancia puede hacer que la rodilla esté más predispuesta para la actual lesión, pero no es la causa’. Sea como sea, Ortega sabrá hoy si tiene que aumentar su preocupación, ya visible tras no haber podido compartir con sus compañeros este arranque de temporada. La buena noticia es que no se espera su paso por el quirófano, por lo que el plazo debería acortarse.

Te puede interesar