CELTA

Otra semana de tres alegrías

El Celta, fuera del descenso por el empate del Valladolid, se juega su futuro con tres partidos en siete días otra vez

El Girona lleva cinco meses sin ganar en el estadio de Montilivi.
El Girona lleva cinco meses sin ganar en el estadio de Montilivi.
Otra semana de tres alegrías

El Celta afrontaba la visita del Villarreal el pasado día 30 después de sufrir una clara derrota en su visita al Real Madrid en el Santiado Bernabéu (2-0) y con la necesidad imperiosa de sumar en los tres partidos en una semana que se avecinaban para no quedarse anclados en los puestos de descenso a Segunda División que ya ocupaba. Sobre todo, tomaba cariz de final el primero de ellos. Finalmente, el equipo vigués sumó siete de nueve puntos, lo que le permitió salir de los tres últimos puestos, donde se mantiene pese a la derrota del pasado sábado en el Wanda Metropolitano ante el Atlético de Madrid (2-0).

Un tropiezo ante un grande en tierras madrileñas que, de nuevo, es el preludio de otra semana de tres encuentros en apenas siete días, que es lo que espera a los equipos de Primera. De partida, la diferencia fundamental para el conjunto celeste con lo sucedido hace medio mes es que la estresante acumulación de jornadas coge a los célticos en posiciones de permanencia, al verse favorecidos ayer por el penalti en el descuento que anotó el Getafe en su visita al Valladolid y que supuso el empate. El punto sumado le permite a los pucelanos recortar la distancia con el Celta y dejarla en solo un punto, pero no superarlo. Algo que sí consiguió el Villarreal con su triunfo en Girona (1-2), que deja a los vigueses al borde de las tres últimas plazas en la décima séptima.
Como sucedió la primera vez, el Celta inicia la semana de tres partidos recibiendo en Balaídos a un rival directo, en este caso el Girona –sábado 20, 13:00 horas– , que acumula cuatro derrotas consecutivas. Eso sí, después tendrá que encarar dos partidos seguidos fuera de casa, concretamente rindiendo visita al Espanyol de Borja Iglesias –miércoles 24, 20:30– y al Leganés –sábado 27, 18:30–. Lo bueno es que tanto espanyolistas como madrileños están situados en la zona media de la clasificación y, a priori, no tienen grandes objetivos en esta recta final de temporada.
Como viene sucediendo, a los hombres de Fran Escribá les tocará también estar pendientes de sus seis rivales en la zona baja. Y en esos siete u ocho días habrá más duelos directos que el mentado entre Celta y Girona. Así, también este fin de semana  se enfrentarán en Vallecas los dos últimos clasificados hoy por hoy, el Rayo y el Huesca, con la sensación de que el derrotado, o los dos si hay empate, podrían quedar ya descolgados. Ya a mitad de semana, el Girona volverá a protagonizar un choque decisivo al visitar el Valladolid de Sergio González. Y en el fin de semana posterior, será el Villarreal el que recibirá en el Estadio de La Cerámica al ahora mismo colista Huesca. Además, Girona, Rayo, Levante y Valladolid se las verán con equipos situados en plazas de Liga de Campeones, concretamente Sevilla, Real Madrid, Barcelona y Atlético, respectivamente. Todos en la última de las tres jornadas.n