Atlántico

Obligado a tocar lo que funciona

El Celta estudia cambios en su defensa ante el Alavés por la lesión de Olaza y los compromisos de Araujo con México
Lucas Olaza y Kevin Vázquez se recuperan de sus respectivas lesiones y Néstor Araujo está concentrado con la selección de México
Lucas Olaza y Kevin Vázquez se recuperan de sus respectivas lesiones y Néstor Araujo está concentrado con la selección de México
Obligado a tocar lo que funciona

Contra todo pronóstico, el Celta ha destacado más en este comienzo de temporada por su fiabilidad defensiva que por la capacidad para generar fútbol de ataque. El club vigués primó los refuerzos ofensivos en el último mercado de verano y la llegada de futbolistas como Gabriel Fernández, Santi Mina, Denis Suárez o Rafinha Alcántara, unida al talento de jugadores como Iago Aspas o Brais Méndez, hacía prever un equipo temible de mitad de campo hacia delante.

Sin embargo, en las ocho primeras jornadas de liga, el conjunto de Fran Escribá presenta un balance raquítico en esta parcela, ya que sólo ha conseguido marcar cinco goles y el número de ocasiones por encuentro ha sido mucho menor que en temporadas anteriores.
El Celta, no obstante, se ha mantenido a flote –ocupa el puesto decimoquinto con nueve puntos, dos sobre la zona de descenso– por la seguridad que ha mostrado en defensa en la mayoría de los partidos, una faceta en la que no había destacado precisamente en las campañas más recientes.
El buen momento de Rubén Blanco, que se ha asentado definitivamente como portero titular, y la llegada de Aidoo, uno de los pocos fichajes defensivos realizados por el club el pasado verano y el más sobresaliente en la línea defensiva hasta el momento, son dos de los motivos que han permitido que el Celta lleve solamente nueve goles en contra, aunque existen otros factores que explican esa fiabilidad del equipo atrás.
Uno de ellos es que Escribá ha dado con un cuarteto que se ha hecho fijo en la primera línea, con Hugo Mallo en el lateral derecho, Lucas Olaza en el izquierdo y Néstor Araujo y Aidoo como centrales.
Los cuatro han disputado juntos la mayoría de los minutos de estos ocho primeros partidos, pero para el próximo, el día 20 en Mendizorroza, el técnico celeste se verá obligado a realizar uno o dos cambios en la zaga. La lesión de Olaza, que sufre una rotura de grado I en el sóleo de su pierna derecha, puede dar una oportunidad a David Juncá, relegado al banquillo desde el final del pasado curso por el propio lateral uruguayo y que además empezó la actual temporada lesionado en un hombro. Por su parte, Néstor Araujo está concentrado con la selección de México, que el próximo miércoles se medirá con Panamá, por lo que el central no regresará a Vigo hasta el jueves y tendrá muy poco tiempo para preparar el partido contra el Alavés.
En el anterior parón, Fran Escribá dejó a Araujo en el banquillo ante el Granada, aunque la expulsión de Jorge Sáenz nada más empezar el encuentro obligó al técnico a alinear al mexicano. Ahora, puede volver a tener descanso.