Atlántico

S. FERNÁNDEZ. VIGO

"Nos sentimos discriminadas"

Las jugadoras del sénior femenino del Moaña no saldrán a competir este año por una decisión unilateral del club
El sénior femenino del Moaña se proclamó campeón de Primera Autonómica la pasada temporada.
El sénior femenino del Moaña se proclamó campeón de Primera Autonómica la pasada temporada.
"Nos sentimos discriminadas"

Las jugadoras del Balonmán Moaña no se podían imaginar que, unos meses después de proclamarse campeonas gallegas y jugar la fase de ascenso a División de Honor Plata, iban a quedarse sin competir esta temporada. Esa es la situación que afrontan ahora mismo las 18 componentes del equipo sénior de la ciudad morracense.

"Todo comenzó –apunta María Míguez, una de las jugadoras– la temporada pasada. Nos tuvimos que costear nosotras las fichas y el viaje y alojamiento a la fase de ascenso en Cantabria. En agosto, comenzamos la pretemporada y durante el verano tratamos de contactar con el presidente para saber cómo iba a ser este año, pero nos evitaba. Entonces, el pasado lunes vino al entrenamiento y se reunió con nuestro entrenador. Le comentó que este año no había recursos para mantener al equipo".

A partir de ahí, las jugadoras comenzaron a proponer soluciones: mientras unas trataban de reunir dinero y patrocinadores, otras fueron a hablar con el presidente del Bueu, club vecino y del que muchas de ellas procedían, para organizar un traspaso, tanto de la plantilla como del puerto técnico, al cual la junta directiva no se opuso. Sin embargo, al final no fue posible debido a que, al estar fuera de plazo, no contaban con la unanimidad de todos los clubs de la competición. Para colmo, ese mismo día descubrieron, "por medio de terceros", que su presidente había dado al Moaña de baja en Primera Autonómica. "El lunes él ya había tomado esa decisión, pero no se lo dijo a nadie", explica Míguez.

Las jugadoras del Moaña ya estaban preparadas para pagarse sus fichas esta temporadas, pero no tenían previsto tener que afrontar todos los demás gastos que van con la competición como los arbitrajes. Esta situación también afecta al sénior masculino, pero según María "el presidente no tomó la iniciativa de darlos de baja y les dio la oportunidad de reunir dinero. Nos sentimos totalmente discriminadas y él no se volvió a poner en contacto con nosotras ni nos ofreció ninguna solución".
Las vigentes campeonas de la Primera Autonómica gallega siguen tratando de encontrar una salida para poder volver a competir, pero, como apunta Míguez, "el problema ahora mismo está en que los clubs no quieren aceptar que vayamos al Bueu". Las moañesas desconocen qué equipos se han opuesto a su traspaso, porque se lo comunicaron directamente a la Federación y esta preserva su anonimato. Pero sí que tienen una idea sobre las razones que puede haber detrás: "Quizás para quitarse del medio a las campeonas gallegas, rivalidad, rencor o falta de confianza en el propio equipo".
Sea como fuere, las jugadoras del Moaña todavía no se dan por vencidas. Aunque lo tienen muy difícil, por no decir imposible, para competir este año en Primera Autonómica, seguirán protestando y denunciando las injusticias de su situación y continuarán entrenando por su cuenta aunque no jueguen partidos, porque "desde luego, no queremos dejar el deporte", sentencia María Míguez.