CELTA - GIRONA

No puede haber dos sin tres

Tras las dos últimas victorias en casa, el Celta recibe mañana al Girona con Aspas en otro partido clave (13:00, Bein)

La plantilla del Celta se encamina hacia otro partido decisivo.
La plantilla del Celta se encamina hacia otro partido decisivo.
No puede haber dos sin tres

No hay dos sin tres. Después de las victorias ante Villarreal y Real Sociedad en Balaídos, con gran protagonismo de Iago Aspas, y del que se espera paréntesis de la derrota de la pasada jornada ante el Atlético, sin el moañés, el Celta regresa mañana a su estadio para afrontar otro de esos partidos que pueden marcar la permanencia. Visita Vigo un Girona metido de lleno en la misma pelea por la salvación de los célticos tras haber acumulado cuatro derrotas consecutivas que lo han situado sólo dos puntos por encima de los celestes. Es decir, que son un objetivo a tiro y los vigueses, pese a seguir fuera de los puestos de descenso, no están para dejar escapar pieza alguna.


Lo mejor es que el Celta vuelve a contar con Aspas. Además, animado tras rubricar su renovación hasta 2023. De hecho, Fran Escribá, técnico celeste, afronta hoy el último entrenamiento de la semana sabiendo que sus únicas bajas obligadas son las de los lesionados David Juncá y Brais Méndez. Con los que, por cierto, dijo ayer que no arriesgará un ápice, aunque se muestra optimista con la posibilidad de poder contar con el mosense en esta misma semana de tres partidos.
Por lo tanto, el entrenador valenciano dispondrá de 21 futbolistas para seleccionar a sus 18. En el once inicial, no se esperan grandes cambios respecto a los últimos partidos, salvo por la inclusión del mentado Aspas. Para hacer sitio al moañés, lo más normal es que se prescinda de Emre Mor, quien ayer volvió a trabajar con el grupo tras tener que parar por un leve esguince de tobillo. Por lo demás, Escribá parece haber encontrado su equipo base, con Rubén Blanco en portería; Mallo, Cabral, Araujo y Olaza en la línea defensiva; el inamovible doble pivote con Okay y Lobotka; los galos Boufal y Boudebouz ocupando las bandas para irse hacia dentro; y Maxi Gómez acompañando a Aspas en punta. Con ellos dos, se espera que regresen los goles, que faltaron en el Wanda después de una media de tres tantos los tres anteriores encuentros.
Enfrente estará un Girona que hace 20 días parecía lejos de los problemas pero que ha encajado cuatro derrotas seguidas. Lo más peligroso de los pupilos del excéltico Eusebio Sacristán y del vigués Juan Carlos Andrés es su gran rendimiento como visitantes.
No es probable que ninguno de los dos equipos apueste por irse al ataque. Ambos se juegan mucho. Balaídos volverá a estar tenso mañana.n