El extremo coruñés jugó el viernes en Alcoy su segundo encuentro liguero como titular de toda la temporada

'No creo que este partido suponga un cambio radical en mi situación'

Toni Rodríguez, ayer a su llegada al aeropuerto de Peinador.
Toni Rodríguez (A Coruña, 1990) llegó ayer a Vigo afónico y con los tacos del jugador del Alcoyano Miki marcados en su pierna. Aun así, no podía ocultar su satisfacción por la victoria, por la imagen ofrecida por el Celta en El Collao y, obviamente, por su titularidad y su buen partido. No obstante, prefiere ser prudente y opina que su situación en el equipo no es la idónea todavía.



Casi no se le puede poner ningún pero al partido del viernes. ¿Está satisfecho?

Estoy contento por todo. El equipo hizo un gran trabajo y consiguió tres puntos importantes. Además, yo pude jugar 90 minutos y contribuí a la victoria.


Usted ha lamentado los pocos minutos con los que estaba contando. ¿Este partido cambia en algo su situación?

Ésa no es una pregunta que pueda contestar yo. Lo que quiero es jugar y no creo que este encuentro suponga un cambio radical. Tuve la oportunidad de jugar y de ayudar al equipo. Por eso estoy contento. Dimos muestras de madurez y demostramos que podemos competir en cualquier campo.


En Alcoy se dio una circunstancia excepcional, ya que De Lucas se perdió el partido por sanción. ¿Cree que con el regreso de su compañero desaparecerán de nuevo sus opciones de ser titular?

No lo sé. Está claro que puedo jugar en cualquier posición de ataque. Ya lo he hecho por la derecha, por la izquierda y también de delantero. En todos estos puestos la competencia es muy grande. Quique es un gran jugador, como también lo sonJoan Tomás, Orellana o Álex López. Tanto en una posición como en otra, el que quiera jugar tendrá que enfrentarse con grandes futbolistas. Yo tampoco tengo ninguna preferencia en cuanto a puesto porque soy un futbolista bastante polivalente y mi objetivo es jugar.


Torrecilla ha cerrado la puerta a su posible salida en el mercado invernal...

Yo lo que quiero es jugar. Soy muy joven todavía y necesito aprender. La mejor forma de hacerlo es teniendo minutos. Llevo cinco o seis años aquí y no habría nada más bonito que ser un jugador importante en el Celta y jugar en Primera con este equipo. A partir de ahí, quiero sentirme útil y valorado. Si eso sucede en Vigo, sería el chico más feliz del mundo. Hasta ahora, no he tenido demasiadas oportunidades. Estoy en un grandísimo club en el que me gustaría permanecer mucho tiempo y la única forma de conseguirlo es jugando.


Volviendo al partido de ayer, en Alcoy dicen que la expulsión fue rigurosa. Usted, que sufrió la patada de Miki, qué opina.

Tengo una buena marca de sus tacos en la pierna. Yo no le echaría la culpa al árbitro. Si por una entrada así no te expulsan... Ellos estaban jugando de una forma bastante intensa y creo que en esta ocasión el rival no tiene demasiada intención de ir a por el balón. Me entra con la plancha a la rodilla y si me coge con la pierna apoyada me podía haber hecho bastante daño. El árbitro estaba ahí para aplicar el reglamento y si un jugador va con la intención de hacerle daño a otro lo que puede pasar es que te expulsen.


El técnico del Alcoyano, David Porras, asegura que el Celta fue más duro que su equipo.

No leí sus declaraciones, pero ellos son un equipo intenso y duro. Aunque eso a nosotros no nos molesta, para nada. El fútbol es un deporte de contacto y hay golpes y forcejeos. Es parte del juego. Nosotros nunca nos hemos quejado y lo vemos como algo normal. Otra cosa son las jugadas en las que un futbolista deja el balón de lado para hacerle daño a un rival. El árbitro tiene que interpretar el reglamento y ayer lo hizo bien. Fue una decisión valiente porque no era fácil hacerlo en su campo y con la gente apretando tanto. Él estaba al lado y lo vio más claro que nadie.


¿Está el Celta en el mejor momento de la temporada?

Espero que cada vez esté mejor. Sí que es cierto que vamos hacia arriba y que cada vez somos un equipo más serio y más ordenada. En Alcoy dimos una muestra de madurez y de oficio. Sabemos a lo que jugamos, como dijo el míster. El equipo estuvo muy serio en todas las líneas. Defendimos bien, con mucha intensidad, y tuvimos profundidad cuando robamos el balón. Hicimos un buen trabajo y creo que cada vez nos entendemos mejor y el equipo se siente más cómodo. n

Te puede interesar