Atlántico

ATLETISMO EUROPEO SUB-20

Nico García, décimo en Suecia

El discóbolo del Celta Nico García acabó ayer décimo en el Europeo sub-20, con un mejor lanzamiento de 56,30, en un concurso en el que se impuso el canario Yasier Sotero, con 62,93.
El discóbolo del Celta Nico García acabó décimo en Suecia.
El discóbolo del Celta Nico García acabó décimo en Suecia.
Nico García, décimo en Suecia
La medalla de bronce del relevo masculino 4x400 metros, formado por Eliezer Zolawo, Javier Sánchez, Vicente Antúnez y Bernat Erta, puso el colofón a la segunda mejor actuación de España en la historia de los Europeos sub-20 de atletismo al conseguir en Boras (Suecia) siete metales: tres oros, una plata y cuatro bronces. Sólo en la edición de 1996, celebrada en Hungría, España obtuvo más medallas, con diez (tres de oro, cuatro de plata y tres de bronce).
En la última posta, Erta, que se había proclamado subcampeón individual, se colocó en posición de podio y aguantó los ataques en la última recta para colgarse otra medalla, esta vez de equipo.
Con un espectacular ataque largo en la última vuelta, Aaron Las Heras, estudiante en los Estados Unidos, logró ayer el oro en 5.000 con su mejor registro personal (14:02.76). El catalán subió al podio acompañado por el turco Ayetullah Aslanhan (14:05.01) y del irlandés Darragh McElhinney (14:06.05).
Era la tercera medalla de oro que obtenía el atletismo español en Boras, después de las conseguidas por María Vicente, el sábado en el heptatlón (6.125), y por Yasier Sotero ayer en disco (62,93).
Hacía diez años que España no conseguía tres oros en unos Europeos sub-20. En 1993 obtuvo su récord, con cuatro.
En la final de 3.000 obstáculos, los dos españoles se fueron al suelo cuando marchaban bien situados a falta de vuelta y media. Vicente Viciosa acabó sexto con 9:06.70 y Pedro García se empeñó en acabar la carrera después de ser atendido.
El primer oro para España en Boras lo había conseguido el viernes la heptatleta María Vicente, que se convirtió, con una suma de 6.125 puntos, en la primera española que superaba la barrera de los 6.000. Las otras medallas españolas fueron obra de Bernat Erta (plata en 400), Jaël Bestué (bronce en 100), Mariona García (bronce en 10.000 m marcha) y Sara Gallego (bronce en 400 m vallas).