Atlántico

BALONMANO

Naiara Egozkue dice adiós

La extremo anuncia su retirada a los 35 años y mañana se despide de  A Sangriña

Naiara Egozkue, extremo del Guardés, disputará mañana sus últimos minutos como profesional.
Naiara Egozkue, extremo del Guardés, disputará mañana sus últimos minutos como profesional.
Naiara Egozkue dice adiós

Naiara Egozkue disputará mañana en A Sangriña (19:00) el último partido de su larga y exitosa trayectoria deportiva. La extremo del Mecalia Atlético Guardés, de 35 años, anunció ayer su retirada del balonmano profesional en el que ha sido su pabellón durante cuatro años no consecutivos y en el que hará efectiva su marcha ante el Elche Mustang.
En una rueda de prensa en la que estuvo acompañada por sus compañeras de equipo, el cuerpo técnico y representantes de la junta directiva y de la dirección técnica del club de A Guarda, la jugadora navarra reconoció que "mi cuerpo lleva un tiempo pidiéndome descanso", después de "quince años de entrenamientos, partidos y competiciones, de viajes y horas de bus, de lágrimas de alegría y tristeza" que se cerrarán mañana.
Egozkue vivió sus mayores éxitos deportivos en el Itxako, equipo de su tierra al que llegó con sólo 20 años y en el que militó ocho temporadas con un palmarés de cuatro ligas, tres Copas de la Reina, tres Supercopas, una Copa EHF y un subcampeonato de la Liga de Campeones. "Me gustaría empezar dándole las gracias a mi hermano. Él fue quien me propuso empezar a jugar cuando tenía diez años y a quien he admirado desde entonces", empezó diciendo la jugadora del Guardés, que destacó a sus padres y a su hermano como "mis tres grandes apoyos en esta andadura".
Tras el Itxako, Naiara pasó por el Bayer Leverkusen dos años en los que también fue una pieza básica de la selección española que logró la medalla de plata en el Europeo de Croacia y Hungría de 2014.
Ese verano aterrizó en el Guardés, club que abandonó para jugar un año en el Zuazo, pero al que volvió en 2017 para disfrutar de dos temporadas más en A Sangriña. "Gracias a todas mis compañeras, mi otra gran familia", apuntó la navarra, que recordó a "mis compañeras de Itxako, de Bayer, de Zuazo, de selección y, por supuesto, del Guardés" y dio las gracias "a todos los entrenadores, directivas, cuerpos técnicos, fisios y médicos".
Naiara Egozkue se despedirá de las pistas de balonmano mañana en A Sangriña y espera hacerlo con una victoria, resultado que daría el tercer puesto al Guardés, aunque la extremo aseguró ayer que "al final los deportistas nos damos cuenta de que debemos valorar más otras cosas. Las experiencias compartidas, las celebraciones de equipo, las frustraciones superadas en grupo, las amistades... Y en ese aspecto, me siento una campeona". n