El cambio de dibujo es una de las alternativas que maneja Eusebio de cara al partido ante el ‘Recre’

Mover lo inamovible

Eusebio meditando en la sesión de entrenamiento de ayer. Foto: vicente
A Eusebio no le gustó su equipo ante el Hércules y este sábado en Huelva hará cambios. Entre las variaciones que maneja se encuentra la del esquema. Así lo expuso Cristian Bustos, que reconoció que en la charla el entrenador comunicó a la plantilla que haría ‘ajustes’. En los próximos días conoceremos el calado de estos cambios.
El 4-3-3, la piedra angular de la filosofía futbolística de Eusebio Sacristán, podría tener los días contados. En las últimas semanas el técnico se cansó de repetir que este dibujo era el más adecuado para este Celta y que entre sus planes no se encontraba variarlo. Pues bien, parece que ha cambiado de idea. El detonante ha sido el mal partido ante el Hércules. Como ya hizo la pasada campaña, podría optar por reforzar la retaguardia e introducir una defensa con tres centrales. El propio entrenador le comunicó ayer a la plantilla que el sábado ante el Recreativo de Huelva habrá más de una novedad. Así lo reconoció Cristian Bustos. ‘Hemos tenido una pequeña charla y el míster ha dicho que vamos a ajustar alguna cosa. A partir de mañana (por hoy) veremos lo que el míster decide. Él lo está viendo desde fuera y si cree que hay que ajustar algo, lo intentaremos asimilar’, dijo el pivote. El técnico, de momento, no ha informado a sus hombres de la naturaleza de estas variaciones, pero todo hace indicar que el esquema se verá afectado. ‘No sé si será un cambio de dibujo, el míster está meditando y tratando de encontrar soluciones. Es muy inteligente y sabe lo que es bueno. Mañana sabremos si es un cambio de dibujo o, simplemente, ajustar los movimientos de algunos jugadores’, explicó Bustos. Por otra parte, el pivote alicantino reconoce que la imagen ante el Hércules no fue nada buena y comprende que Eusebio busque alternativas tan drásticas como la que maneja: ‘Antes, el equipo no ganaba, pero daba buena imagen. El otro día no terminamos de estar bien. Encima, perdemos otra vez a balón parado. Estamos dolidos y muy cabreados. Pero la gente tiene ilusión renovada y va con alegría a entrenar. Lo que toca es apretar los dientes’. Sin embargo, aunque admite que el equipo completó un mal partido el sábado opina que el fútbol está siendo injusto con ellos: ‘El Celta no estuvo fino, pero hemos recibido demasiado castigo esta temporada’.

El pasado curso ya utilizó una zaga con tres centrales
Eusebio llegó la pasada campaña al Celta con las ideas muy claras. Por desgracia, éstas se fueron espesando con el paso de las semanas. El 4-3-3 no daba resultado y al técnico no le quedó otra que buscar alternativas. El equipo se estaba mostrando terriblemente frágil en la retaguardia, por lo que la solución pasó por reforzar la defensa. La bochornosa derrota en Vallecas (4-1) fue el detonante final. En el siguiente partido, ante el Levante, Eusebio varió por primera vez su esquema, ocho jornadas después de su llegada al Celta. Desterró el 4-3-3 e introdujo un nuevo dibujo, un 5-3-2, que destacaba por la defensa de tres centrales. Ante el conjunto valenciano, esta variación le sirvió para sumar un punto (2-2). Siete días después, en Anoeta ante la Real Sociedad, se mantuvo el esquema y los celestes completaron su mejor encuentro de toda la segunda vuelta. No obstante, una discutida labor arbitral impidió que el Celta se llevara el triunfo. Eusebio decía entonces que habían encontrado al camino. El discurso duró poco, concretamente una semana. En la siguiente jornada, el equipo vigués volvió a mostrar alarmantes carencias defensivas ante Las Palmas (0-1). Fue entonces cuando el técnico decidió regresar al 4-3-3 original. Dejó las innovaciones para mejor momento y éste parece que ha llegado ahora.

Te puede interesar