Atlántico

RUGBY DIVISIÓN DE HONOR B

El mismo rival cuatro meses más tarde

Partido emotivo por los recuerdos, por el pasado reciente, pero también por la ilusión que despierta disponer de una segunda oportunidad.
El Kaleido descendió en junio ante el Gaztedi, pero fue respescado.
El Kaleido descendió en junio ante el Gaztedi, pero fue respescado.
El mismo rival cuatro meses más tarde
El Kaleido Universidade de Vigo recibe hoy (11:30) al Gaztedi vasco en un duelo que vuelve a enfrentar a dos equipos que el pasado mes de junio se jugaron una plaza en División de Honor B en la última eliminatoria de promoción que otorgaba una plaza en la categoría. Aquel enfrentamiento terminó en drama local,  pero el verano resultó largo porque la Federación Española de rugby decidió crear una categoría sub-23 para equipos filiales lo que liberó dos plazas en el grupo A y los vigueses la pudieron ocupar. 
Un regalo del destino y los despachos, que ahora la entidad intenta aprovechar y, de hecho, se movió en el mercado para reforzar la entidad con la llegada del técnico Pablo Cabrera, acompañado de hasta tres jugadores de su país, Facundo Muñoz, Ezequiel Gabardos y Sebastián Lordani. No obstante, Muñoz es uno de los jugadores que integran una amplia lista de bajas para el encuentro de hoy y, además de por cantidad, las ausencias son notables por calidad. Maka Tatafu continúa con su lesión de hombro y esta semana se une el principal pilar de la plantilla, Emilio Brizuela. Tampoco jugarán ante la formación vasca dos de los jugadores de la entidad con mayor peso, Uru y Carlos López, lo que deja a Cabrera corto de efectivos y de talento.
Por este motivo, el técnico deberá apoyarse en el juego de conjunto, especialmente en defensa, para tratar de superar a un Gaztedi duro, como demostró el pasado mes de junio en As Lagoas. Sin ser una formación extraordinaria, es disciplinada, segura y con mucho trabajo en equipo. 
Armas que serán necesarias en el primer partido de la campaña en casa para el Kaleido Vigo y que llega tras la remodelación del césped, que fue sometido a un tratamiento de conservación este verano y, de hecho, obligó a aplazar en septiembre este enfrentamiento, que se corresponde a la segunda jornada de competición. El pronóstico meteorológico, que habla de lluvia fuerte durante la mañana, será un gran test para comprobar los trabajos realizados en el campo y, además, repercutirá en el juego. El oval se volverá escurridizo y difícil de manejar.n