Atlántico

CICLISMO

Márquez se lleva la Volta

El ciclista del Lizarte ganó la ronda autonómica por un escaso margen de dos segundos
Patrick Videira levanta el brazo tras ganar la etapa en la cima del Alto de San Roque.
Patrick Videira levanta el brazo tras ganar la etapa en la cima del Alto de San Roque.
Márquez se lleva la Volta

La Volta a Galicia vivió ayer un final de infarto. El líder Martí Márquez llegaba a esta última jornada con 27 segundos de ventaja sobre Alejandro Ropero y acabó salvando el maillot amarillo por dos segundos en el Alto de San Roque, en Viveiro. El andaluz del Kometa puso contra las cuerdas al catalán del Lizarte formando parte del cuarteto que se destacó en la ascensión de primera categoría, donde el portugués Patrick Videira se anotó el triunfo de etapa.

Los últimos cuatro kilómetros de la jornada, con rampas que alcanzaban el 20 por ciento y un desnivel medio del nueve, dinamitaron la carrera. Raúl García de Mateos destrozó el pelotón con un ataque a pie de puerto. La rueda del manchego sólo la pudieron seguir Ropero, el porriñés Rubén Fernández Oliveira y Videira. El portador del maillot amarillo cedió, pero supo aferrarse al liderato para salvarlo in extremis.

En el cuarteto de cabeza todos rentabilizaron el ataque, excepto Ropero, que acarició el triunfo en la general. Videira impuso su punta de velocidad para levantar los brazos en la meta, De Mateos asaltó la tercera plaza del podio y Oliveira conquistó el maillot azul de mejor gallego de la Volta, finalizando quinto en la clasificación absoluta.
Márquez, de 23 años, no sólo tuvo que hacer frente a la ofensiva de sus rivales en San Roque. Sus contrincantes lo pusieron a prueba casi desde el arranque de la etapa. En especial, Roberto Mediero y Jacobo Ucha, la dupla del Club Ciclista Vigués que había firmado un doblete en Curtis. Ambos se filtraron en una fuga de catorce unidades. Su ventaja se aproximó a los tres minutos y Ucha ejerció de líder virtual durante casi 80 kilómetros. 
El Lizarte asumió el peso de la persecución y las diferencias empezaron a reducirse en el alto de A Couboeira. Tanto por esa ascensión como en la posterior de As Lobeiras, Ucha pasó al frente de la fuga, pero el grupo principal les pisaba los talones. La neutralización llegó cuando empezaron a enfilar el Alto de San Roque, en los últimos 20 kilómetros.n