Atlántico

MUNDIAL JÚNIOR DE BALONMANO

Madrugón en pleno desvelo

España y Francia se miden hoy en octavos (21:00, TdP) en una colisión que llega mucho antes de lo previsto
Gonzalo Pérez Arce y Julien Bos, dos de los zurdos más destacados de España y Francia, hoy frente a frente
Gonzalo Pérez Arce y Julien Bos, dos de los zurdos más destacados de España y Francia, hoy frente a frente
Madrugón en pleno desvelo

España empezó la noche de su Mundial durmiendo bien, pero terminó por desvelarse en el último tramo con una derrota ante Eslovenia. Antes de poder ver el reloj y comprobar si tenía algo de tiempo para recuperar el sueño, el despertador ha sonado. Toca levantarse antes de tiempo. Sin el descanso adecuado. Hoy comienzan las eliminatorias, con Francia (21:00, TdP), una de las grandes favoritas, como primer rival.
Un partido a vida o muerte que llega mucho antes de lo esperado. Tanto por unos como por otros. Y es que, si bien España se metió como segunda en el grupo A tras perder el lunes contra Eslovenia, la trayectoria de Francia en el grupo B ha sido errática, sin concordancia con el cartel de candidata a campeona del mundo con el que llegó a Vigo y Pontevedra. Dos derrotas, frente a Suecia y la sorprendente Egipto, le han dejado tercera. "Es una de las grandes candidatas al oro", explica el seleccionador español Isidoro Martínez, que ha afirmado que este es uno de los Mundiales "más duros" que ha visto.
Pero cuando llegan los duelos decisivos es cuando aparece la verdadera dimensión de los grandes equipos. Por eso era tan importante para España no haber perdido con Eslovania. Pero los Hispanos júnior también conforman una gran escuadra. También son favoritos. Y, además, juegan en casa. Lo harán en Pontevedra en esta ocasión, tras una primera fase que disputaron en As Travesas casi íntegramente, a excepción del choque inaugural contra Estados Unidos. Si todo va bien para el equipo de Isidoro Martínez, no regresará al pabellón vigués hasta la final del próximo domingo. Pero aún queda mucho para eso. Muchísimo. El duelo de hoy contra Francia podría perfectamente ser una final y el seleccionador tendrá que tirar de todos sus recursos para salvar semejante escollo. Ian Tarrafeta incluido. El capitán y seguramente mejor jugador del equipo español sufre unas molestias que le han dejado fuera de los últimos tres duelos. En tesitura parecida están los galos, que recuperan a para este encuentro a Elohim Prandi, su gran estrella, que viajó ayer para unirse a la concentración.
Lo que está claro es que no hay vuelta atrás. Pudo haber sido por el camino fácil, pero será por el difícil. El despertador ha sonado. Ahora solo falta que a España no se le peguen las sábanas de satén francés.

Hoy comienza el  verdadero Mundial

La primera fase del Mundial quedó atrás. Hoy empieza lo bueno. Seguir o volver a casa, sin tiempo para enmendar errores. A cara o cruz. Los octavos de final han deparado partidos de altísimo nivel, aunque sin duda el mejor es el España-Francia de hoy en Pontevedra. Los Hispanos han ido de menos a más y, pese a perder contra Eslovenia, jugaron su mejor partido del Mundial. Está en el nivel de las mejores. Por ello albergo esperanzas de que pueda pasar a cuartos, pese a que el partido contra los galos será durísimo. Recuperan a Prandi y, además tienen muchos buenos jugadores. Son más grandes, más rápidos y más fuertes pero España siempre compite. Y más, jugando en casa ante su afición.
Para ello, debe mantener el nivel mostrado frente a Eslovenia y afinar más en el lanzamiento. Porque la falta de continuidad en el juego es algo totalmente normal en estas edades y, de hecho, ha sido una tónica habitual en el torneo. Además, tendrá que lidiar con que los equipos cierran más las defensas ante la falta de potencial en el lanzamiento exterior de la que adolecen los Hispanos.
Por otra parte, los mecanismos colectivos de Isidoro, el acierto de Gonzalo Pérez desde el extremo y las acciones individuales de Pol Valera son baluartes a los que aferrarse ante la ausencia de Ian Tarrafeta. También corriendo. Porque Francia es un equipo que no repliega bien y Egipto le superó a la carrera. 
Precisamente el equipo norteafricano se ha convertido en la gran revelación del torneo. Es un equipo del que esperaba grandes cosas, pero que incluso ha superado las expectativas. Buen portero, defensa sólida y buena rotación. Solidez. Un aspirante a luchar por las medallas.
Del resto de la primera fase, vi muy sólida a Croacia con cuatro jugadores de la primera línea muy determinantes, Brasil sorprendente, con capacidad de llegar a cuartos. Y del grupo duro, el C, mucha igualdad entre Dinamarca, Alemania, Islandia y Noruega, que tiene un portero magnífico.
Además del España-Francia, los octavos de final dejarán emociones fuertes, igualdad y algunas sorpresas. Seguramente el Eslovenia-Corea sea el más desnivelado. A partir de ahí, Dinamarca es muy favorita ante Hungría y Egipto frente a Serbia, aunque siempre con reservas por el gen competitivo balcánico. Luego, los suecos deberían imponerse a Túnez pese a no haber deslumbrado.
Los partidazos comienzan con el Alemania-Portugal, con los lusos algo por debajo de sus buenas expectativas; el Brasil-Noruega -ojo a los brasileños- y el Croacia-Islandia. Lo sucedido en la primera fase ya es solo un recuerdo. Ahora empieza lo que importa de verdad: los cruces. Comienza el verdadero Mundial.

*Entrenador vigués del Barça B, de porteros del Barça y responsable de tecnificación del F.C. Barcelona.