Deporte local

Los remeros esenciales

Deporte local

remo

Los remeros esenciales

Xurxo Cabrera, microbiólogo, realiza una sesión de entrenamiento en su casa antes de trabajar.
photo_cameraXurxo Cabrera, microbiólogo, realiza una sesión de entrenamiento en su casa antes de trabajar.
Xurxo Cabrera, microbiólogo, Manuel Rodríguez, bombero, y Rober Costa, comercio web, combinan trabajo y deporte

Días de confinamiento, de quedarse en casa y entrenar con los medios justos para cubrir las horas muertas. Pero no en todos los casos sucede así, porque dentro de los integrantes del Club Remo Vigo encontramos tres casos en los que la expansión del coronavirus y el estado de alarma conllevan el aumento de las horas de trabajo y también la intensidad. Para el microbiólogo Xurxo Cabrera, el bombero Manuel Rodríguez y Rober Costa, que trabaja en una plataforma de comercio electrónico, los minutos en el remoergómetro al llegar a casa son casi un alivio y una necesidad para liberar tensiones.
Cabrera opta por madrugar porque "siempre tuve lío y prefiero hacerlo así. De esta forma, es una cosa que ya me queda hecha por si la jornada se complica". Y en las últimas semanas se hicieron mucho más complejas porque trabaja en el laboratorio del Álvaro Cunqueiro con "las cargas virales. Y, en estos momentos, la mayoría estamos orientados a la respuesta al Covid-19", admite. Una situación que obliga a doblar turnos, ir más rápido, atender a todos los frentes... "El trabajo es el que ya hacía, pero con muchas más dificultades. No sólo por la necesidad, también por la logística. Un día faltan cubetas y al siguiente, otra cosa. La gestión del 'stock' es fundamental y son cosas que, hasta ahora, no suponían un problema ni dedicabas nada de tiempo", explica. La carga de trabajo es notable, pero con un aspecto positivo. En su caso, "sí que estábamos preparados en los protocolos de seguridad porque ya trabajábamos las muestras como si fueran potencialmente infecciosas. Ahora te puedes contagiar de Covid-19, pero antes te podías contagiar de tuberculosis o de una gripe". Por este motivo, destaca el trabajo de sus compañeros que "están en primera línea" y también "la buena disposición de todos: enfermeros, celadores, médicos, informáticos...". Cabrera admite que su actividad elevó su "repercusión", mientras que trata de mantener la forma física "sin perder mucho. Hace más de un año, por mis turnos, compré un remoergómetro y ahora me viene muy bien". 
No obstante, el científico no es el único que se encuentra en primera línea porque Manuel Rodríguez, bombero, también vio modificada su actividad. Desde partes que parecían sencillas –"como el propio acceso al parque de bomberos, para no tener contacto con otros compañeros. A la hora de realizar una intervención, ya no se puede cambiar mucho. Pero sí intentamos no ir muchos en el camión"–, hasta las tareas diarias –"hacemos desinfecciones por los exteriores de centros de salud y hospitales. Además, vamos a sitios con posibles víctimas. A cosas más pequeñas, no acudimos". 
Y, mientras realiza toda esta actividad, mantiene los entrenamientos de la mejor forma posible con un remoergómetro en casa. "Los repartimos al comenzar esto. La idea era que pudieran ir rotando, pero al estar confinados no se puede hacer", señala. En la máquina de remo trata de completar las sesiones y también elabora vídeos de Instagram para que puedan trabajar los pequeños del club. "Lo más duro es ahora, que ya llevamos tiempo", admite. 
Por su parte, Rober Costa mantiene su puesto en el almacén de Opirata.com, una web de comercio electrónico con sede en O Morrazo. "En la nave cambiamos los procedimientos. Somos cuatro, llevamos guantes y mascarilla y no nos aceramos. En la mesa de empaquetar estamos alejados y no coincidimos en el comedor", explica. 

Cambios en los artículos
Y es que en su caso, también cambió el trabajo porque los pedidos son diferentes: "Pasamos de no vender cámaras web a unas 50 al día, una pasada". En las últimas horas comenzaron con las mascarillas y "es una locura. Salen muy rápido". Es la parte positiva de una actividad que bajó en otros puntos, como la venta a empresas. Para entrenar, "lo hago al terminar la jornada gracias al ergómetro. Ya tengo mucha experiencia que llevo más de veinte años en el remo".n

Comentarios