Atlántico

PRIMERA DIVISIÓN

Lluvia veraniega de goles

El vigués Diego Martínez debutó en Primera con un empate de su Granada en Villarreal
El entrenador vigués Diego Martínez debutó en la máxima categoría.
El entrenador vigués Diego Martínez debutó en la máxima categoría.
Lluvia veraniega de goles

El Villarreal y el Granada del técnico vigués Diego Martínez, que debutó en Primera División,  firmaron tablas ayer en un partido espectacular en el que se marcaron ocho goles y en el que los visitantes fueron capaces de igualar, gracias a la estrategia, un 4-2 para sumar un punto en su regreso a la máxima categoría.
Tras un primer tiempo en que los granadinos fueron superiores y que acabó con un empate a un gol, gracias a dos penaltis, ambos equipos se desmelenaron de cara a puerta en el segundo.
En el equipo local solo las carreras de Chukwueze, la clase de Cazorla y algunos detalles de Moi Gómez daban algo de aire. Una de esas carreras de Moi a la media hora acabó en penalti, que Cazorla no perdonó.
El Villarreal cogía aire tras un mal comienzo, mientras que el Granada acusaba el golpe. Así languidecía la primera parte y parecía que el Villarreal podía respirar hasta el descanso, cuando un balón colgado por el Granada, en la prolongación, acabó en penalti por una obstrucción y golpe en la cara de Albiol a Soldado, algo riguroso. No perdonó la pena máxima Fede Vico, que ponía justicia y abría el partido de cara a la segunda parte.
El Villarreal volvió a golpear en el arranque, tras una gran jugada que nació de las botas de Cazorla y que concluyó Moi Gómez con un disparo cruzado en el área, tras recibir un pase de Quintillà.
El partido se abrió y ganó en intensidad, a lo que contribuyó el recién entrado Darwin Machís, que dio más profundidad al juego del conjunto andaluz y que sería el autor de empate, tras rematar un gran centro de Víctor Díaz.
Poco le duró la alegría al Granada, ya que apenas dos minutos más tarde de nuevo se veía debajo en el marcador, después de que Gerard aprovechara en el área una gran acción personal de Moi Gómez.
El Villarreal entró en ebullición de la mano Chukwueze. El joven atacante le regaló un gol a Iborra, que falló de manera estrepitosa, y apenas un minuto después fue el nigeriano el que marcó con gran clase el 4-2. Sin embargo, el Granada insistió hasta empatar. 

Villarreal: 
Andrés Fernández, Rubén Peña, Albiol, Pau Torres, Quintillà; Anguissa, Cazorla; Chukwueze, Iborra (Bacca, m.83), Moi Gómez (Manu Trigueros, m.78); y Gerard Moreno (Toko Ekambi, m.69)
Granada: 
Rui Silva, Víctor Díaz, Duarte, Germán, Quini; Eteki (Azeez, m.69), Montoro; Vadillo (Machís, m.56), Puertas, Fede Vico (Ramos, m.78) y Soldado.
Goles: 
1-0, m.35: Cazorla, de penalti. 1-1, m.46: Fede Vico, de penalti. 2-1, m.53: Moi Gómez. 2-2, m.62: Machís. 3-2, m.65: Gerard. 4-2, m.73: Chukwueze. 4-3, m.76: Soldado. 4-4, m.81: Puertas.
Arbitro: 
Córdero Vega (Cántabro). Amonestó por el Villarreal a Cazorla, Anguissa y Albiol, y por el Granada a Germán.
Incidencias: 
Partido disputado en el Estadio de la Cerámica con 14.753 espectadores en las gradas.