Deporte local

"No ir a Tokio ya es agua pasada, estoy a otras cosas"

Deporte local

PATRICIA SUÁREZ. Regatista viguesa de la clase 49er FX

"No ir a Tokio ya es agua pasada, estoy a otras cosas"

Patricia Suárez, junto a su perro Yaku, en la residencia familar de Cangas.
photo_cameraPatricia Suárez, junto a su perro Yaku, en la residencia familar de Cangas.

Patricia Suárez (Vigo, 8 de agosto de 1995) pasó de clasificar a España para los Juegos en la clase 49er FX a quedarse fuera de la selección para la cita olímpica en dos meses. La pontevedresa Támara Echegoyen fue la seleccionada y la viguesa abrió una período de reflexión. Ahora vive el estado de alarma en la casa familiar de Cangas y ya piensa en París 2024, "nuestra idea inicial", admite. 

¿Se quedó fuera de los Juegos Olímpicos, qué va a realizar en los próximos meses?
Debido al coronavirus la situación cambia cada poco tiempo y, de esta forma, es imposible poder decir un plan de futuro. No hay nada seguro en estas circunstancias y todo se modifica. Primero fue el Mundial de Australia y quedarnos fuera, después llegó el coronavirus, a continuación el aplazamiento de los Juegos... Todo es una rueda y no sabemos hacia donde vamos, por eso es muy complicado explicar lo que vamos hacer. 

Usted y Nicole obtienen la plaza para España en diciembre, en febrero gana el Mundial Echegoyen y, a continuación, ya la escogen a ella para los Juegos. ¿Esperaba una decisión tan rápida?
Nos parece una decisión correcta. Ellas ganan el Mundial. Nos hubiese gustado que se hubiera alargado la selección hasta el Príncesa Sofía, pero es una decisión que toman pensando que es lo mejor para la Federación. Y, a nosotras nos parece bien. 

¿Le dieron una explicación?
Nos dijeron que ellas –Támara Echegoyen y Paula Barceló– habían demostrado en el Mundial de Australia sus posibilidades de cara a un escenario internacional y ya querían darle la opción de prepararse durante estos meses para llegar a los Juegos de la mejor manera posible. Y poco más. Gracias a nosostras la plaza está conseguida y, más viéndolo ahora, con el coronavirus, todavía mejor porque la siguiente opción de clasificarse es una prueba que ya está anulada. Para nosotras fue un momento de gloria, de satisfacción y ahora esperemos que lo puedan aprovechar y logren la mejor manera posible. 
¿Llegaron días para desconectar?
Fue una temporada muy larga, en la que coincidieron dos Mundiales juntos y sin descanso entre campañas. Llevábamos dos años a cañón y optamos por parar un poco. El cuerpo ya lo necesitaba. Sentía como una resaca después de dos años. Es algo normal y todos nos tomamos un tiempo tras un proceso de selección así. Siempre estamos con una vida muy intensa y bajamos un poco el ritmo. 

¿Continuarán juntas Nicole y usted?
Sí, estamos en contacto. Optamos por tomar un descanso y ya se presentó todo seguido con el coronavirus y el aplazamiento del los Juegos porque nos afecta en nuestra preparación y proyectos. Ahora estamos en 'stand by' porque también esperamos las decisiones que tome la Federación sobre la gente que no va a los Juegos. Tenemos que ver las posibles ayudas y las regatas que haya. Nosotras, a partir de septiembre, ya teníamos la idea de inciar la preparación hacia lo Juegos de París en 2024. Con el aplazamiento de Tokio se alarga todo un año y quedan muchas cosas por definir para tomar una decisión acertada. 

Pero su idea es seguir en la vela olímpica
Sí, sí. En la vela olímpica seguro. Depende mucho de cómo se afronte la nueva situación, pero seguro que sí. Además, no todo son los Juegos Olímpicos, sí que son la guinda del pastel, pero los cuatro años están llenos de regatas importantes y llenas de oportunidad para hacer un buen papel, disfrutarlas y aprender. Si se hacen bien, los Juegos llegarán solos. 

¿Cómo se lo tomó su entrenador, Ero Pons?
Creo que hicimos una preparación muy buena. En el Mundial hubo un poco de todo, tuvimos algo de mala suerte, pero él siempre estuvo a nuestro lado y fue un apoyo muy importante para nosotras. Estaba triste, como todos porque era una oportunidad que sabíamos que no había que dejar pasar. Siendo realistas, era una opción que intentamos no dejarla pasar, pero al no lograrlo, todavía somos una tripulación joven y podemos seguir trabajando para que la siguiente no se nos escapé. Cuando empezamos este trayecto Nicole Van der Velden y yo, siempre pensamos en París. Lo que sucedió es que, en el camino, surgió esta opción de poder llegar a Tokio y fuimos a muerte a por ella. Pero, al comienzo, la idea era el 2024. 

El aplazamiento de los Juegos lo puede cambiar, pero entiendo que su idea era volver a la actividad en septiembre.
De hecho, ya estoy dándole vueltas y formándome para lo que vendrá en el futuro. Surja el proyecto que surja, lo retomaremos con más fuerza y más ganas. No sé dónde tendremos nuestra base, no hay nada claro. Todo depende de cómo se planteen las cosas. Espero contar con apoyo de la Federación Española. Ellos tienen la sede en Santander y es su base. Si quieren apostar por un poyecto a París, nosotras seguiremos las directrices que nos digan. Supongo que se trata de hacer la mejor planificación posible para los barcos que van Tokio, pero también para el resto. 

Trabajan para entrar en los Juegos, se quedan fuera. ¿Cuántos días tarda en asimularlo y recuperarse?
Ya lo tengo como agua pasada. Estoy motivada y viendo al futuro. Mi objetivo ya es otro y ya no es cuestión de perder el tiempo en eso. Ya pasó y ahora ya afrontaré lo que venga. Al principio necesitas tiempo de meditación, para pensar y estar con la familia. Después de ese paréntesis, la mente ya se pone a funcionar rápido y quiere otros retos. 

Y ahora llegaron unos días en los que está alejada del mar por obligación.
El virus nos obliga a poner un paréntesis en un nuestra vida, que habitualmente es muy agitada. Tienes tiempo para hacer esas cosas que antes, habitualmente, no podías hacer. No me siento muy encerrada porque creo que soy una privilegida por donde me tocó pasar este confinamiento. Toca esperar, quedarse en casa y volver a navegar cuando termine. Y, en ese momento, disfrutarlo. 

¿Rotomará los estudios de ingeniería?.
Justo este año no me dio tiempo a matricularme en ninguna de las asignaturas, de las cuatro que me quedan. Había pasado el plazo y sí que estoy con otras cosas que me apetecían y empecé a leer varios libros de vela. El año que viene será una buena oportunidad para terminar mi carrera, que seguro que tengo algo de tiempo. 

¿Verá los Juegos Olímpicos por la televisión?
Sí, sí. Siempre me gustó verlos y lo haré de cabo a rabo. Y la vela, también. Siempre hay cosas de aprender. Ellos son mis compañeros y los seguiré de una manera diferente en lo refente a la tensión a la emoción. Animaré mucho a Nico Rodríguez, Iago López y Támara Echegoyen, que son los gallegos.

Más en Deporte local
Comentarios