Atlántico

BARCELONA - CELTA

Se inicia el proceso de reconversión

El Celta confía en dar muestras de mejoría en su visita a un Barça que busca un triunfo contundente (21:00, Mov)
La plantilla del Celta entrenó ayer en Balaídos por primera vez a las órdenes del nuevo técnico.
La plantilla del Celta entrenó ayer en Balaídos por primera vez a las órdenes del nuevo técnico.
Se inicia el proceso de reconversión

Es un partido para escudriñar atisbos de reacción. O, con mucha menos probabilidad, para celebrarlos con algarabía si son obvios. El Celta, tras el adiós de Fran Escribá y el hola de Óscar García Junyent, vive en esa fase en que lo desconocido ilusiona. Como no se sabe qué va a pasar, se confía en que va a ser bueno. Al menos, mejor que lo anterior. Aunque, claro está, tres días de entrenamiento no dan tiempo para revolucionar apenas nada. Si, además, enfrente está un gigante como el Barcelona –que, al parecer, está en crisis mientras es líder en la liga y líder en su grupo de Liga de Campeones– y tienes que encararlo con cinco ausencias, algunas de ellas muy sensibles, la ilusión se topa con varios muros de realismo que saltar.
El nuevo entrenador celeste tiene, de partida, las mismas bajas que tuvo su predecesor ante el Getafe el día que acabó siendo de su despedida. No están por lesión Santi Mina, Rafinha Alcántara, Kevin Vázquez y Claudio Beauvue. El único cambio es que Juan Hernández tiene el alta médica, pero no la competitiva tras trece meses sin jugar un partido. Poca ayuda por ese lado. Y menos aún por el de la dinámica, ya que el equipo ha encadenado cuatro derrotas en sus últimas apariciones.

Dar señales de vida y de variaciones tácticas es la meta con la que se parte hoy en el Camp Nou. Claro que los cambios de nombres se antojan limitados, dentro de la oferta de 16 jugadores de campo y tres porteros de la primera plantilla, a los que se añade la presencia de nuevo del futbolista del filial Iker Losada. La escasez de medios se acentúa en la delantera, donde parece que Iago Aspas y Gabriel 'Toro' Fernández podrían repetir dueto. En defensa sí que proliferan más las opciones, ya que viajaron los cuatro centrales y tres de los cuatro laterales. Y en el centro del campo, también están disponibles los cuatro mediocentros. Ya para las bandas, los habituales Denis Suárez y Brais Méndez, además del danés Pione Sisto.
Difícil saber cuál será la apuesta céltica en cuanto a dibujo táctico. Óscar García Junyent señaló en su presentación que tenía que esperar a ver si disponía de extremos para pasar al 4-3-3. No parece que los tenga, salvo reconversión, con lo que de haber cambio puede ir más en la dirección de un 4-2-3-1. El nuevo técnico celeste no quiso dar ayer pista alguna.

Enfrente, un Barcelona en una de esas minicrisis periódicas tras una derrota liguera ante el Levante y un empate en Liga de Campeones ante el Slavia de Praga. Necesita un triunfo para calmar los ánimos, así que no se espera que Ernesto Valverde reserve demasiado. Luis Suárez se ha recuperado a tiempo, aunque sigue siendo baja un futbolista clave como Jordi Alba. Claro que el conjunto culé tiene tal arsenal que una ausencia no se notará.