Atlántico

"El impacto económico del Mundial es importante"

Francisco Blázquez, presidente de la Federación Española, augura un futuro muy alentador

El presidente de la federación de balonmano, Francisco Blázquez, posa frente a la Casa do Deporte, en Vigo.
El presidente de la federación de balonmano, Francisco Blázquez, posa frente a la Casa do Deporte, en Vigo.
"El impacto económico del Mundial es importante"

El Mundial júnior de balonmano comenzó ayer en Vigo y Pontevedra y el balance, a priori, no puede ser más positivo. Francisco Blázquez, presidente de la Real Federación Española de Balonmano, está "muy contento por este evento y por que se pueda disputar en Vigo y Pontevedra, cuna de nuestro balonmano en Galicia y en España, recuperando un poco toda la esencia que se tuvo hace treinta años cuando este deporte comenzó a crecer". Y es que no se organizaba un torneo de tal magnitud desde 1989, cuando el mismo campeonato tuvo lugar en la provincia de Pontevedra y también pasó por el Pabellón de As Travesas. Ese año, la selección española fue subcampeona, perdiendo ante la Unión Soviética en la final.
La visita de 24 selecciones de todo el mundo es una gran atracción turística, algo que ya se empezó a ver ayer con los primeros partidos con aficionados de los distintos combinados nacionales disfrutando de las ciudades de Vigo y Pontevedra. "El impacto económico y mediático que tiene hacer un mundial, que además por primera vez en la historia se va a televisar en directo por distintos países, es importante", comenta Blázquez sobre la huella que dejará la competición en ambas ciudades. 
Además, el nivel deportivo del Mundial júnior es uno de los más altos, de acuerdo con el presidente de la federación: "Estamos en la antesala de las selecciones absolutas. De hecho, aquí hay muchos jugadores que ya han debutado con los equipos sénior de sus respectivos países", afirma Francisco Blázquez. "Es el futuro, un futuro muy alentador y con grandísimos jugadores en todos los países", puntualiza. 
Una de las curiosidades de este Mundial es la participación de Kosovo, que España no reconoce a nivel internacional como país independiente. Blázquez destaca que "el hecho de que participe en el campeonato no quiere decir que España pase a reconocerlo". De hecho, ni el himno ni la bandera de Kosovo podrán ser televisados a nivel nacional. El presidente agradece "el esfuerzo del ministro de Exteriores para solucionar la participación en igualdad de condiciones de Kosovo".
En cuanto a las aspiraciones de los 'hispanos júnior' en la competición, Blázquez afirma que "España siempre luchará y tiene que aspirar a estar en lo más alto. Pero sí que es cierto que se enfrentará a selecciones complicadas y cada campeonato es un mundo. Será complicado reeditar título en una competición tan exigente y tan dura como esta, pero siendo en nuestra tierra hay que dar el máximo para conseguirlo."n